La calabaza es una verdura con unos excelentes valores nutricionales, sabor y textura. Existen más de 9000 variedades de calabaza. Su origen viene dado desde México y Guatemala, donde empezó a cultivarse.

La época de cosecha de las calabazas, y cuando mejores piezas podemos encontrar, es en los meses de otoño, a pesar de que, a día de hoy, podemos encontrarla en todas las estaciones del año.

Las propiedades de la calabaza.

Bajo aporte calórico.

La calabaza es un alimento, con un muy bajo aporte calórico; cada 100 gramos de calabaza, 25 calorías. Como beneficio, puede ser un aliado para personas que tenga el objeto de la pérdida de grasa y/ o se encuentren en dietas de definición y quieran aumentar sus niveles de saciedad.

Fuente de fibra.

Es una excelente fuente de fibra de los dos tipos: solubles e insolubles. La fibra contribuye a mantener el sistema digestivo en buenas condiciones. La calabaza es un aliado para evitar el estreñimiento.

Vitaminas.

  • Vitamina A: también llamada caroteno, es lo que aporta el color tan característico anaranjado a la calabaza. Contribuye a mantener la vista en buen estado.
  • Vitamina C y vitamina E: se caracterizan por su gran poder antioxidante. Contribuyen a mantener el sistema inmune en óptimas condiciones.
  • Vitaminas del grupo B:  B2, B6 y B9.Favorecen el mantenimiento y desarrollo del sistema inmune, intervienen en la producción de energía a nivel metabólico entre otras funciones.

Minerales.

Cinc, potasio, magnesio y hierro.

¿Cuáles son los beneficios?

  • Bajo en calorías.
  • Rico en fibra.
  • Fuente de antioxidantes.
  • Versátil y fácil de preparar.
  • Fácil de encontrar.

¿Cómo preparar la calabaza?

La calabaza es un alimento muy versátil, que puede ser tomado tanto dulce, así como salado. Hay diversas maneras de prepararla.

Calabaza asada.

Sin alterar su valor nutricional, cortar la calabaza en rodajas o trozos de diferentes tamaños e introducir en el horno a 180º, durante 20-25 minutos, hasta observar que es tostada ligeramente por fuera, y cuenta con una textura blanda por dentro.

Podemos combinarla con diferentes cremas proteicas o de frutos secos para añadir un extra de sabor. También con edulcorante, canela o sal, si no se desea agregar calorías extras.

Chips de calabaza.

Cortar en tiras, de forma similar a la forma de las patatas, e introducir junto con un chorro de aceite de oliva y sal, en el horno o en la air fryer. Tiempo: 15-20 minutos a 180º.

Bizcocho de calabaza.

Pelar la calabaza y cortar en trozos pequeños. Añadir en la batidora junto con 2 huevos, 200 ml de claras, edulcorante al gusto y 120 gramos de harina de avena. Batir hasta lograr una mezcla homogénea.  Introducir en un molde engrasado previamente, y pre calentar el horno a 190º. Hornear la masa durante 35 minutos.

Las semillas de calabaza.

Las semillas de calabaza se encuentran en la parte interior central de ella. Suelen ser consumidas tostadas, como pipas. Podemos adquirirlas ya tostadas y peladas, o separarlas de la calabaza y tostarlas en el horno.

Su valor nutricional; 359 kcal. Hay una notable diferencia con la parte de la calabaza mencionada anteriormente. Aproximadamente, un 50% de su composición son grasas, y un 25% de proteína.

Son una excelente fuente de grasas saludables. Aportan Omega 3, Omega 6 y Omega 9. El Omega 3 contribuye a mantener el sistema cardiovascular en buen estado y a reducir el colesterol.