La industria de la salud y el bienestar físico ha explotado en los últimos años, y la gente lo ve más como una elección de «estilo de vida» que como un temor diario. ¿Quieres vivir una vida más saludable pero no sabes por dónde empezar? Constantemente se nos cuenta una historia interminable sobre lo que deberíamos hacer para lograrlo y algunos cambios son mucho más fáciles que otros, pero todos son beneficiosos.

Elije bien tu nutrición

El mundo de la nutrición puede ser un lugar desalentador. Constantemente nos dicen lo que está bien y lo que está mal y cada uno parece tener su propia opinión sobre cómo debería vivir su vida y qué dieta debería seguir. El hecho es que, sí, puedes seguir el consejo de tus personas influyentes favoritas, pero ninguna regla se aplica a todo el mundo, ya que todos somos muy diferentes. Mantente hidratado, haz tus comidas diarias y no te las saltes, ten una dieta equilibrada y no te restrinjas habitualmente. La comida debería darte energía, pero también debería ser sana.

Seguir una rutina de sueño regular

Pocas personas se las arreglan para mantener una rutina para dormir. Nos alimentan con el conocimiento de que los adultos necesitan entre 6 y 9 horas de sueño por noche, lo cual es técnicamente cierto, sin embargo tu rutina depende de lo que funciona para ti. El sueño se pasa por alto cuando se trata de la salud y el bienestar, sin embargo esto es esencial. Asegúrate de que tienes una rutina de relajación que te convenga, por ejemplo, crear una lista de tareas para el día siguiente para despejar tu mente de cualquier distracción, leer un libro o por qué no descargar una aplicación de relajación que te ayude a relajarte y dejarte llevar. Haz cualquier cosa que relaje tu mente y tu cuerpo y que te ayude a relajarte.

Descansa bien

Descansa bien

Reducir el tiempo delante de una pantalla

El tiempo delante de una pantalla está en su punto más alto, con el 51% de nosotros revisando nuestros teléfonos varias veces por hora*. Como población, somos bastante dependientes de nuestros teléfonos. Parece que no nos cansamos de refrescar nuestras fuentes de medios sociales, aunque nada haya cambiado. El equilibrio es la clave, necesitamos separarnos del mundo digital y concentrarnos en la vida real. Hay muchas maneras de pasar menos tiempo online, estableciendo límites de tiempo de inactividad y de aplicaciones, o incluso poniendo nuestro teléfono en modo avión por la noche. La exposición excesiva al mundo digital realmente afecta a nuestra salud de maneras que no necesariamente nos damos cuenta, así que vale la pena reducirla.

Hacer ejercicio regularmente

El ejercicio juega un GRAN papel en la creación de un estilo de vida saludable, ya sea en una sesión de gimnasio o simplemente caminando a las tiendas. Muchos de nosotros vemos el ejercicio como una tarea agotadora, como algo que «tenemos» que hacer, solo porque es lo que estás obligado. Hay un sinfín de actividades que podemos hacer para mantener nuestro cuerpo sano, desde el Yoga relajante hasta el levantamiento de pesas. El ejercicio no tiene que ser visto como el enemigo. Elige lo que te gusta hacer y lo que funciona para ti.

Hacer ejercicio

Hacer ejercicio

Practica una mentalidad positiva

Nuestro estado físico recibe mucha atención, y por una buena razón. Sí, un cuerpo sano puede prevenir muchos problemas de salud en el futuro, pero nuestra salud mental es igual de importante. Nuestra salud mental y nuestra forma de pensar a menudo se pasan por alto y esto juega un papel muy importante para asegurar una vida feliz y saludable. Hay innumerables formas de ejercitar una mente sana, como tomarse un tiempo para nosotros mismos y hacer lo que nos gusta para ser felices. ¡Básicamente, haz lo que te da la gana! Un poco de autoestima puede llegar muy lejos.