Todo sobre la citrulina malato parte 1

¿Qué es?

La Citrulina malato, “CM” para los amigos (importante, no confundir con Creatina Monohidrato) se forma a través de la combinación de L-citrulina (C6H13N3O3), un aminoácido no esencial involucrado en el ciclo de la urea y el malato o ácido málico (C4H6O5) intermediario del ciclo de los ácidos tricarboxilicos o también denominado como ciclo de Krebs.

Life Pro Citrulina Malato 300g LIFE PRO CITRULINA MALATO 300g

Life Pro Citrulina Malato es un suplemento que consigue mejorar el rendimiento muscular a través del incremento del flujo sanguíneo y del transporte de nutrientes a las células musculares. Aumenta atributos como la fuerza o la resistencia.

20.61€ 22.90€ Ver

Fuera de la práctica común de suplementación oral de nitratos, la L-citrulina ha sido la estrategia nutricional más investigada hasta la fecha para estimular la producción de NO (óxido nítrico). Esto es debido a que la ingesta de L-citrulina es el compuesto más

eficiente a la hora de elevar las concentraciones plasmáticas de arginina, que a su vez produce NO. Molécula que si habéis leído los dos artículos anteriores sobre el papel de los nitratos en el rendimiento, conoceréis a la perfección (Fig 1). 

Vías de formación del óxido nítrico.
Figura 1. Vías de formación del óxido nítrico.

La L-citrulina al igual que los nitratos, también la podemos obtener de la alimentación, con la problemática que necesitaríamos ingerir alrededor de 3-5 kg de sandía (una de las fuentes más ricas en esta) para alcanzar la dosis ergogénica y conseguir mejoras en el rendimiento (algo bastante poco práctico). Además teniendo en cuenta que no añadiríamos la dosis de malato correspondiente.

Recordatorio*

El óxido nítrico (NO) es una molécula de señalización gaseosa con varios efectos fisiológicos, sobre todo en cuanto mejora de la vasodilatación, mejorando el suministro de oxígeno y sustratos energéticos a la musculatura activa durante la práctica deportiva.

Otros beneficios adicionales incluyen una mayor eficiencia durante el ejercicio, respiración mitocondrial, manejo del calcio por el retículo sarcoplásmatico, homeostasis de la glucosa y disminución de la fatiga muscular. 

Mecanismos de acción

El mecanismo propuesto en la ingesta de CM se encuentra relacionado en primer lugar con la L-citrulina a través de la vía L-arginina-NO, como precursor del oxido nítrico, el músculo liso se relaja, produciéndose una vasodilatación. A su vez, estas propiedades vasodilatadoras pueden mejorar el suministro de sangre (y oxígeno) hacia y desde la musculatura activa durante el ejercicio. Aunque Trexler y colaboradores han cuestionado recientemente este mecanismo, utilizando la técnica de espectroscopia de infrarrojos (NIRS). Aunque el uso de NIRS se considera una técnica aceptable, a día de hoy, no tenemos claro si esta técnica es lo suficientemente sensible como para detectar cambios después de la ingesta de suplementos.

La evidencia hasta la fecha sobre la suplementación con CM sugiere que el aumento del flujo sanguíneo causado por la citrulina no es el mecanismo de acción principal en cuanto a mejora del rendimiento se refiere.

Como mecanismo alternativo tenemos la eliminación del amoníaco durante el ciclo de la urea. Esto es de vital importancia debido al aumento de la producción de amoníaco observado durante el ejercicio de alta intensidad y la asociación de estos cambios con la fatiga muscular (Fig 2).

Mecanismos asociados a la suplementación con citrulina malato por parte de la citrulina.
Figura 2. Mecanismos asociados a la suplementación con citrulina malato por parte de la citrulina.

Específicamente, las altas concentraciones de amoníaco facilitan la producción de lactato durante la glucólisis rápida al activar la fosfofructoquinasa (PFK). A su vez, esto dificulta el metabolismo oxidativo del piruvato a acetil-CoA e impide el suministro de ATP al músculo esquelético.

La citrulina puede ejercer sus efectos ergogénicos a través dicho mecanismo al aclarar el amoníaco durante el ejercicio de alta intensidad, mejorando así el metabolismo oxidativo del suministro de piruvato y ATP al músculo esquelético. De esta forma se consigue un retraso de la fatiga durante el ejercicio de alta intensidad.

De hecho, Takeda et al. (2011) informaron que la ingesta de citrulina (250 mg.kg) redujo la acumulación de amoníaco en 90,1 μg / dL (citrulina: 351,3 ± 35,3 frente al control: 441,4 ± 61,3) y aumentó el tiempo hasta el agotamiento nadando aproximadamente 9 min (citrulina = 24 min, placebo = 15 min).

Pero esto no es todo, ya que los mecanismos de la CM podrían ser de mayor magnitud, debido al impacto sinérgico de ambos componentes, es decir, L-citrulina y malato a nivel intramuscular.

Específicamente, se ha sugerido que el malato aumenta la tasa de producción de ATP al mitigar la producción de lactato durante la alta intensidad; y así facilitando la producción continua de piruvato y energía (Fig 3).

Mecanismos asociados a la suplementación con citrulina malato gracias a la sinergia de la adición de malato.
Figura 3. Mecanismos asociados a la suplementación con citrulina malato gracias a la sinergia de la adición de malato.

Además, la lanzadera malato-aspartato (MAS) puede ser más eficiente después de la ingesta de CM, mejorando así la disponibilidad de ATP. Incluso conociendo el papel principal del malato como intermediario del ciclo de los ácidos tricarboxilicos, uno de los puntos de control más importantes en la tasa de producción de ATP es el oxaloacetato, y como el malato se deshidrogena en este compuesto en el ciclo, puede ofrecer una explicación a los supuestos efectos aditivos de CM sobre la L-citrulina de forma aislada.

Un mecanismo descubierto en la actualidad a modo de hipótesis teórica puede ser a través del aumento de la expresión génica o el aumento de la eficiencia del MAS, que es causado por las elevaciones de PGC-1α en la músculo entrenado. Estos cambios fisiológicos pueden elevar los niveles de aspartato y glutamato, aumentando la expresión de los genes relacionados con la glucólisis y MAS. Como resultado, pueden ocurrir aumentos en la transferencia de electrones a la mitocondria, lo que en teoría debería mejorar la utilización de energía.

Además de todo lo mencionado anteriormente se sugiere la suplementación de CM para reducir el dolor muscular producido por el ejercicio, a través del supuesto mecanismo de aumento del flujo sanguíneo. Esto podría ser importante para el rendimiento de las sesiones posteriores cuando la recuperación entre estas es limitada o existe un volumen de entrenamiento más alto de lo normal. En un estudio de cuarenta y un hombres, la ingesta de 8 g de CM 1 h antes de una sesión de entrenamiento de resistencia provocó una disminución del dolor muscular tanto a las 24

h (-40%) como a las 48 h (-41%), respectivamente, en comparación con un placebo (Perez-Guisado et al. 2010).

En el ámbito clínico por ejemplo Casonatto y col. (2019), observarón como después de la suplementación de 6 g de CM, tanto la presión arterial diastólica como la sistólica se redujo durante un período de 24 h después del ejercicio (carrera / caminata de 40 min al 60-70% de la FC) dentro de una población con hipertensión (fig  4).

Mejora de la presión arterial en población con hipertensión y suplementación con precursores de óxido nitrico.
Figura 4. Mejora de la presión arterial en población con hipertensión y suplementación con precursores de óxido nitrico.

Actualmente existen evidencias en este ámbito contradictorias (como en la mayoría de suplementos). Algunos estudios confirman algunos de estos beneficios en humanos, otros solo existen en modelos animales, otros carecen de replicación (es decir, tan solo existe uno que compruebe dichos beneficios y por si solos no se consideran evidencia) y otros tantos existen con una metodología “más que mejorable”. Aún así, en la segunda parte del articulo nos centraremos en la metodología de algunos de estos, dosis y momento de ingesta “timing”. Ya que aunque existan mecanismos moleculares y bioquímicos prometedores, a la hora de evaluar si funciona un suplemento o no, debemos guiarnos por los resultados de los ensayos bien controlados. 

Bibliografía

Gonzalez, A. M., & Trexler, E. T. (2020). Effects of citrulline supplementation on exercise performance in humans: A review of the current literature. The Journal of Strength & Conditioning Research, 34(5), 1480-1495.

Gough, L. A., Sparks, S. A., McNaughton, L. R., Higgins, M. F., Newbury, J. W., Trexler, E., … & Bridge, C. A. (2021). A critical review of citrulline malate supplementation and exercise performance. European Journal of Applied Physiology, 1-13.

Khalaf, D., Krüger, M., Wehland, M., Infanger, M., & Grimm, D. (2019). The effects of oral l arginine and l-citrulline supplementation on blood pressure. Nutrients, 11(7), 1679.

Trexler, E. T., Persky, A. M., Ryan, E. D., Schwartz, T. A., Stoner, L., & Smith-Ryan, A. E. (2019). Acute effects of citrulline supplementation on high-intensity strength and power performance: A systematic review and meta-analysis. Sports Medicine, 49(5), 707-718.

Vårvik, F. T., Bjørnsen, T., & Gonzalez, A. M. (2021). Acute Effect of Citrulline Malate on Repetition Performance During Strength Training: A Systematic Review and Meta Analysis. International Journal of Sport Nutrition and Exercise Metabolism, 31(4), 350-358.

4/5 - (76 votos)

Deja un comentario

Acepto la política de privacidad