Con la llegada del verano y el buen tiempo, muchas personas se animan a comenzar a sacar sus rutinas de entrenamiento a la calle. Después de todo un año haciendo ejercicio dentro del gimnasio, se agradece mucho poder entrenar al aire libre, sin el frío o la lluvia como enemigos principales. Sin embargo, existe un peligro que hay que tener siempre absolutamente presente: en esta época las temperaturas son bastante elevadas y aumenta el riesgo de deshidratación.

Por ello hoy, desde NutiMarket, ofrecemos una serie de alternativas hidratantes para todas aquellas personas que quieran añadir un poco de variedad a su ingesta de líquidos, en lugar de basarla al 100% en agua. Obviamente, este elemento debe ser el que cuente con una presencia notablemente protagonista, pero se le pueden añadir algunas variantes igualmente efectivas.

La importancia del agua en nuestro organismo

Antes de hablar directamente sobre dichas alternativas al agua, es necesario repasar algunas de las consideraciones a tener en cuenta. La primera es que nuestro organismo está conformado, en un 70% aproximadamente, de agua. Sabiendo esto, queda fuera de toda duda la vital importancia que tiene el hecho de mantener nuestro nivel de líquidos de forma estable y óptima.

Por otro lado, la recomendación de los y las profesionales en cuanto a la hidratación en verano ronda los dos litros diarios. Esta cantidad varía según muchos factores, como las características personales, la intensidad de la actividad física, la temperatura o el nivel de sudoración de cada persona. No obstante, se podría colocar la media en esos dos litros antes mencionados.

Sorprendentemente para muchos, desde el mundo de las ciencias se desmiente una idea preconcebida demasiado extendida que tiene que ver con la sed, y es que hay que beber agua antes de sentir esa necesidad. Esto se debe a que la propia sensación de estar sediento es uno de los primeros síntomas de deshidratación, así que lo ideal es evitar que aparezca bebiendo agua de forma regular.

Alternativas hidratantes complementarias al agua

Una vez se han expuesto algunos de los puntos básicos que deben conocerse, ya podemos pasar al tema que hoy nos ocupa: las alternativas al agua.

Ya lo hemos remarcado, pero nunca sobra repetir que, por muchas opciones válidas que existan a la hora de hidratarnos, el agua debe colocarse siempre en el centro de la ecuación, como soporte y base de la hidratación de cualquier persona. Las recomendaciones que daremos tienen el carácter de complemento, nunca de sustitutivo, y están dirigidas a todos aquellos deportistas a los que a veces les cueste beber agua por su falta de sabor.

La hidratación no es una tarea exclusiva de los líquidos, ya que la alimentación juega un papel importante en ella. Así, adaptar la dieta al verano con la inclusión de alimentos ricos en agua es una opción perfecta. Las frutas, verduras y hortalizas de temporada suelen tener unas propiedades hidratantes muy altas; por ejemplo, la sandía está hecha de agua en un altísimo 92%. Las ensaladas, los caldos y las cremas son recetas mucho más hidratantes que cualquier otro plato, por lo que aportan una gran ayuda a la tarea de la que hoy hablamos.

Con respecto a las bebidas propiamente dichas, las alternativas más naturales al agua son las infusiones y los zumos de frutas. En el segundo caso, es importante no abusar de su consumo –se recomienda no superar uno al día-, ya que cuentan con unos niveles elevados de azúcares de absorción rápida, cuyo exceso en el organismo puede provocar problemas como la obesidad.

Además, cada vez es más común encontrar en tiendas de nutrición deportiva un producto cuyo objetivo es darle sabor al agua sin añadirle ninguna caloría. Son varias las empresas que se han lanzado a comercializarlo, por lo que la variedad de marcas y, sobre todo, de sabores, es muy alta.

El agua con gas, la cerveza sin alcohol y los refrescos sin azúcar son las alternativas ideales cuando sales a tomar algo con amigos. Igual que venimos repitiendo en puntos anteriores, se trata de casos puntuales, no de sustitutivos del agua. En cuanto a las bebidas isotónicas, existe mucha diversidad de opiniones, ya que parecen hechas para deportistas; la realidad es que solo son recomendables para disciplinas deportivas de larga duración e intensidad, ya que su contenido en azúcares es alto. Lo mismo ocurre con los refrescos, el alcohol y los zumos industriales, tres elementos de los que hay que huir.

Alternativas para darle sabor a tu hidratación
Valora este articulo