La llegada del verano y del calor, llevan consigo las diferentes frutas y verduras de temporada que no pueden faltar cada año. Dos de las frutas más apetecibles, refrescantes y con numerosas propiedades beneficiosas para el organismo son la sandia y el melón.  Repletas de vitaminas, antioxidantes, minerales y otros compuestos, en este post encontrarás sus propiedades y beneficios asociados a su consumo.

La sandía:

Propiedades

Hidratante:

La sandia es una de las frutas con mayor agua en su composición. Cuenta con entre un 92 y un 94% de agua. Es una excelente opción para mantenerse hidratados los calurosos días de verano en los que la cantidad de agua que requiere nuestro cuerpo es mayor, ya que se elimina una mayor cantidad a través del sudor. Además, cuenta con un gran poder saciante.

Fuente de citrulina:

La sandia es una de las fuentes de citrulina, un aminoácido no esencial. La citrulina se caracteriza debido a que se convierte en otro aminoácido llamado arginina: la arginina es una sustancia precursora del óxido nítrico, un vasodilatador, que favorece la llegada de nutrientes y oxígeno al músculo, favorece la sensación de pumpo o bombeo durante los entrenamientos y ayuda a la eliminación del amoniaco y otras toxinas del organismo. 

Poder antioxidante:

Es una excelente fuente de vitamina C. La vitamina C es un tipo de vitamina hidrosoluble que se caracteriza debido a su alto poder como antioxidante. Ayuda a prevenir la aparición de enfermedades comunes, como resfriados, mejora el sistema inmune, y ayuda a combatir los radicales libres que producen el estrés oxidativo.

Fuente de vitaminas:

Es una gran fuente de nutrientes: como de vitamia A, vitaminas del grupo B y vitamina E. La vitamina A es un tipo de beta caroteno que favorece el buen mantenimiento de la vista. La vitamina E cuenta con propiedades antinflamatorias, y que actúa como uno de los antioxidantes de mayor importancia en el cuerpo.  Fortalece el sistema inmunitario y lucha contra los radicales libres y previene enfermedades protegiendo las células, así como aquellas relacionadas con el corazón. También contribuye a la regeneración y al mantenimiento de la piel.

Efecto diurético:

Gracias a su alto contenido de agua, contribuye a aumentar la cantidad de orina, mejora el estado de los riñones e higado , ya que contribuye a eliminar el maoniaco y otras sustancias nocivas para el organismo.

Valores nutricionales:

La sandía destaca por su bajo aporte calorico. Aporta aproximadamente 27 kcal por cada 100 gramos. Puede ser un aliado ideal para las personas que tengan el objetivo de perder grasa, debido a que es un alimento muy poco denso calóricamente.

Contiene menos de 1 gramo de grasas y 5 gramos de hidratos de carbono que provienen de la fructosa.