¡Lo tenemos muy claro! estas son las fechas en las cuales estamos cuidando nuestra
alimentación, y por esta razón hoy os traigo un alimento que no puedo faltar en vuestras
dietas, Citrus paradisi. Más conocido como pomelo, se trata de la familia de la naranja,
la mandarina y el limón. Su mayor producción se centra en los Estados Unidos e Israel.

El pomelo se trata de un fruto que es rico en vitamina C, aunque también aporta
vitaminas A y B pero en menor medida. Destaca el aporte que ofrece de potasio y otras
sales minerales como: calcio, fósforo y magnesio. Sus propiedades son tanto
tonificantes como estimulantes del apetito, según el objetivo que tengamos. Es
depurativo, diurético, laxante y refrescante. Existen dos tipo de pomelos: el amarillo,
con un sabor agrio-amargo; y el pomelo rosa mucho más dulce, aunque no tanto como
la naranja (March, 2016).

Los 8 beneficios del pomelo:
1. Ayuda a perder peso debido ya que reduce el índice de insulina.
2. Posee propiedades antiinflamatorias y antitumorales.
3. Frena enfermedades relacionadas con el envejecimiento: artritis, alzheimer,
asma, parkinson, diabetes, cataratas y enfermedad de Crohn.
4. Previene el estreñimiento y la anemia.
5. Estimula el sistema inmunológico.
6. Mejora la salud de la piel
7. Ayuda a reducir los niveles de colesterol y azúcar en sangre
8. Ayuda a la hidratación ya que presenta un 88% de su peso total.
También hay que decir, que se ha demostrado las interacciones negativas que puede
tener con determinados medicamentos. Sus compuestos flavonoides inhiben la enzima
intestinal responsable de la descomposición y absorción de una serie de medicamentos,
entre ellos los antihistamínicos y las estatinas (Perricone, 2007). Por esta razón si
estuvieran tomando este tipo de medicación deberá consultar con su médico antes de
incluir el pomelo en su dieta.

A continuación os ofreceré una idea para añadir el pomelo a vuestra dieta:
 Infusión de alcachofa y pomelo:
Paso 1: utilizaremos dos pomelos para exprimirlos.
Paso 2: coceremos las hojas de alcachofa hasta su ebullición y lo retiraremos.
Paso 3: Serviremos en una jarra la infusión de alcachofa junto con el zumo de pomelo
 Se recomienda una taza en ayunas, comida y cena.

 

Imad El Haddadi B., artículo semanal.