En NutriMarket ya hemos hablado en más ocasiones de la gran importancia que tiene el timing a la hora de configurar rutinas de entrenamiento que nos ayuden a alcanzar nuestros objetivos con mayor celeridad y efectividad. Esto significa que, dependiendo de la meta que estemos persiguiendo, existirán unos momentos a lo largo del día en los que será mucho más conveniente llevar a cabo el ejercicio físico en cuestión.

Como sabemos que este tipo de consejos son tremendamente valiosos, hoy vamos a continuar con esa tendencia, pero con un nivel más de concreción: hablaremos sobre el momento perfecto para entrenar si lo que estás buscando es una reducción en tu peso corporal.

La fragilidad del rendimiento deportivo

Si eres una persona comprometida con el deporte, seguro que ya has comprobado en más de una ocasión que prácticamente todos los factores que afectan a tu cuerpo y a tu mente se ven directamente reflejados en tus resultados deportivos. Desde algo tan obvio como la alimentación hasta el estado de ánimo, pasando por el clima, el lugar de entrenamiento y lo que nos incumbe hoy: el momento elegido para llevar a cabo el ejercicio.

De esta realidad se desprende esa especie de liturgia que envuelve, en muchas ocasiones, las rutinas deportivas de una gran cantidad de personas. Es muy común observar a atletas profesionales realizando una y otra vez los mismos actos sistemáticos, algo que les suele hacer parecer supersticiosos. Lógicamente, esto debe encuadrarse en unos límites, pero es cierto que algunas de esas manías tienen que ver con la fragilidad que caracteriza al rendimiento deportivo de alto nivel.

Lo definimos como “frágil” porque puede verse alterado con muchísima facilidad, y es que entrenar en unas cotas de exigencia superiores es como caminar en equilibrio por una fina línea. La razón que hace que el rendimiento físico sea tan sensible a los cambios es, principalmente, el hecho de que todo el organismo debe estar enfocado y adaptado a las necesidades físicas para poder ofrecer un desempeño óptimo. De esta forma, una mínima alteración será muy notable.

El momento óptimo de entrenar para bajar de peso

Teniendo en cuenta todo esto, es mucho más sencillo entender por qué es tan importante controlar los tiempos a la hora de establecer unos hábitos de entrenamiento que ofrezcan una eficacia lo más alta posible. Concretamente, hoy vamos a hablar sobre cuándo se debe entrenar para facilitar la pérdida de peso.

Cualquier objetivo que tenga que ver con la quema de grasas o calorías, la absorción de cierto tipo de nutrientes o, como es el caso, la reducción de peso corporal, está directa e inevitablemente relacionado con el metabolismo. Debido a que los procesos metabólicos tienen mucho de “rutinas orgánicas”, parece obvio pensar que habrá momentos en los que los resultados serán mejores.

Investigadores de las universidades de Kansas y Carolina del Norte quisieron precisar cuál es el mejor horario para entrenar si lo que se está buscando es un descenso en el peso. Para averiguarlo utilizaron a 100 personas, todas ellas con sobrepeso, que entrenaron a diferentes horas del día durante 10 meses. Tanto la muestra como la duración del experimento son muy abundantes, por lo que los resultados tienen un alto nivel de confiabilidad.

La conclusión del estudio es muy clara: todas aquellas personas que entrenaron antes de las 15:00 bajaron una cantidad mayor de peso que el resto. El ejercicio físico por la mañana y a mediodía es capaz de activar el organismo (lo que incluye el metabolismo) y mantenerlo activo durante más tiempo, además de facilitar la reducción de calorías ingeridas durante el resto del día.

El momento perfecto para entrenar si quieres perder peso
5 (100%) 1 voto