«Una caloría es una caloría», falsa creencia

Leo auténticas barbaridades. La moda de contar calorías y no mirar el origen de estas está haciendo daño, sobre todo a la gente que quiere mejorar su estilo de vida y salud por medio de deporte y dieta. Mucho se está escribiendo acerca de que «una caloría es una caloría» y que si hay superávit calórico, ya sea por más grasas, carbohidratos o proteínas, el resultado será acumular grasa. Eso no es así. Me explico:

Los últimos estudios apuntan hacia una idea bastante concluyente, distinguiendo dentro de las dietas de ganancia y pérdida de peso la importancia de los macronutrientes y el impacto que estos tienen en la composición corporal de la persona a dieta. En este estudio se analizó la ingesta de proteínas, grasa y carbohidratos en mujeres entrenadas. Voy a resumir un poco y luego me extiendo: en una dieta en la que se aumentó el consumo de proteínas se ve favorecida la masa corporal magra, no hay más grasa corporal.

No vayamos a pensar que si no haces ejercicio y comes más calorías de las que quemas no vas a engordar; engordas seguro.

La demostración científica

En el estudio a corto plazo, la cantidad de grasa corporal que se acumula no bajará si el exceso de calorías proviene de las proteínas. Es más, una dieta rica en proteínas les ayudaría a crear más masa muscular, según investigadores de Pennington de Investigación Biomédica.
Los autores son G. Bray, W. Brink y C. Champ, y el resumen de este estudio ha aparecido en casi todos los foros de fitness y culturismo, entrenamiento de la fuerza, la pérdida de peso y la paleo-dieta, muy de moda actualmente.

Los investigadores tomaron 25 mujeres de edades comprendidas entre 18 y 35 años, con un IMC entre 19 y 30, y se determinó la cantidad de calorías al día que necesitan para mantener su peso estable. Luego dieron a las mujeres un superávit de 900 kcal. al día, durante ocho semanas. El entrenamiento era de 4 días por semana con sistema torso/pierna. Todas ganaron peso. Aquí viene la clave, ya que dividieron a las mujeres en tres grupos. Al grupo de dieta baja en proteínas se le dio un 5% de proteínas, el grupo de dieta normal de proteínas tiene un 15% de proteína en su dieta, y el grupo de alto contenido proteico, un 25%.

Al final de las ocho semanas, parecía que el grupo de dieta baja en proteínas habían ganado 3,6 kg. El segundo grupo 6,1 kg. y los sujetos de alto valor proteico, 6,5 kg. Pero cuando los investigadores observaron los cambios en la composición corporal, todo cambió.

  • Las mujeres de los tres grupos habían ganado 3,5 kg. de grasa corporal, pero en términos de masa magra corporal, las mujeres en el grupo de dieta baja en proteínas habían perdido 0,7 kg.
  • Las mujeres en el grupo de dieta normal de proteínas habían ganado 3,2 kg. de masa magra.
  • Las mujeres en el grupo de dieta con alto contenido de proteínas habían ganado 4,0 kg.

El estudio muestra que el lema «una caloría es una caloría» no es cierto. Por supuesto, el número total de calorías determina la cantidad de grasa que los sujetos ganan, pero si nos fijamos en el consumo de proteínas no se ve esta relación.

Un mayor consumo de proteína da como resultado una mayor masa corporal magra en individuos sanos que hacen deporte, además de mantener bajos la grasa y el apetito.

Juan Castrejón

Desmantelando mitos nutricionales
5 (100%) 1 voto