¡Buenos días! Hoy toca hablar sobre rutinas deportivas y, como siempre, desde NutriMarket queremos que sirva para que vayáis descubriendo nuevas formas de entrenar. Una de nuestras mayores preocupaciones es conseguir ofrecer alternativas muy diversas para que absolutamente cualquier persona encuentre su opción preferida, ya sea por sencillez, nivel de exigencia o cualquier otro factor.

Concretamente, este texto va a tratar de demostrar que las pesas de mano o mancuernas son una herramienta muy versátil. Tendemos a relacionarlas directamente con bíceps, tríceps y hombros, pero la realidad es que existen ejercicios en los que su peso extra sirve para fortalecer todos los grupos musculares más importantes de nuestro cuerpo.

Las pesas como ejemplo de la amplitud de posibilidades del fitness

El fitness es una de esas disciplinas cuyas posibilidades son casi tan amplias como la imaginación de aquellos que la practican. Es decir, los ejercicios encuadrados en un deporte como este nunca dejan de renovarse, con la aparición de rutinas y circuitos novedosos que pretenden mejorar los ya existentes.

Esta característica es, a la vez, una ventaja enorme y un obstáculo para algunos. Lógicamente, el aspecto positivo tiene que ver con la cantidad de alternativas que se ofrecen; mientras que ese pequeño inconveniente que puede surgir está relacionado con aquellas personas que, ante tanta variedad, se sienten perdidas y al final siempre realizan los ejercicios más simples.

Gracias a webs como NutriMarket, ahora es muy sencillo ir conociendo poco a poco nuevas opciones de llevar a cabo tus entrenamientos. De esta forma, y tomando como ejemplo el caso que nos ocupa hoy, puedes empezar a ver las pesas como una herramienta ideal para hacer un trabajo de cuerpo completo. Con los cinco ejercicios que vamos a proponer, podrás tonificar todos los grupos musculares principales utilizando solo unas mancuernas, así que se trata de una rutina que puedes hacer en tu casa o en cualquier otro sitio.

Cinco ejercicios con pesas para fortalecer todo el cuerpo

Ejercicio 1. Comienza en posición erguida, con el brazo derecho sujetando una pesa y estirado al máximo hacia arriba. Da un paso atrás con la pierna derecha y, a la vez que bajas el torso flexionando las rodillas, haz que tu brazo derecho descienda hasta que la pesa quede pegada al pecho. Apoya la rodilla derecha en el suelo, la izquierda debe estar flexionada en 90 grados, con el pie apoyado. En ese momento, cruza el brazo derecho con la pesa por encima de la rodilla izquierda y haz que descienda casi hasta llegar al suelo, justo al lado de tu pie izquierdo. Regresa a la posición anterior y levántate mientras subes el brazo derecho igual que al principio del ejercicio. Repite 10-12 veces con cada brazo.

Ejercicio 2. Colócate con los pies juntos, las rodillas ligeramente flexionadas y el torso inclinado hacia delante, de tal forma que la espalda quede completamente estirada en un ángulo de unos 45 grados con respecto al suelo. Estira los brazos hacia abajo, de forma más o menos perpendicular al suelo, y agarra la pesa con la mano derecha. El ejercicio consiste en dar un paso con la pierna derecha hacia atrás, hasta que quede estirada completamente, mientras subes la mano derecha con la pesa hasta la altura de tu pecho. Vuelve a la posición inicial y repite 10-15 veces con cada lado.

Ejercicio 3. Colócate en posición erguida, con los pies ligeramente separados. Tus brazos deben estar en posición de reposo, estirados uno a cada lado de tu cuerpo, con las palmas mirando hacia fuera. Coge una pesa con cada mano y, flexionando los codos sin separarlos del cuerpo, lleva tus manos hacia los hombros. Regresa a la posición inicial y repite 15 veces.

Ejercicio 4. Colócate en posición de plancha: las manos apoyadas en el suelo justo debajo de tus hombros y los pies, apoyados solo con las puntas, con una apertura igual a la de tus caderas. Tu cuerpo debe estar completamente estirado. Sujeta una pesa con la mano derecha y extiende ese brazo hacia atrás, para que quede paralelo a la línea que dibuja tu cuerpo. El ejercicio consiste en llevar la pesa hacia tu cabeza y después de vuelta hasta la altura de tus caderas, siempre haciendo el movimiento solo con la flexión del codo. Repite 8-10 veces con cada brazo.

Ejercicio 5. Túmbate bocarriba, con la pesa agarrada con las dos manos justo encima de tu estómago, sin apoyarla en él. Eleva las piernas, que deben estar juntas, hasta que las rodillas estén flexionadas 90 grados. Girando la cadera e intentando mantener el torso mirando hacia arriba, lleva tus piernas hacia la derecha, haciendo que las rodillas y los pies queden lo más cerca del suelo que puedas, sin tocarlo. Regresa a la posición anterior y haz lo mismo hacia el otro lado. Repite 10 veces hacia cada lado.

Cinco ejercicios que demuestran la versatilidad de las pesas
5 (100%) 1 voto