¡Buenos días! Hoy vamos a hablar de uno de esos entrenamientos que a cualquier persona le gustaría haber conocido durante sus primeras semanas de gimnasio. Una rutina de hombros y brazos que combina la sencillez con la eficacia para establecerse como una opción ideal, tanto para principiantes como para amantes del fitness sin complicaciones. Solo necesitarás un par de pesas, así que podrás realizarlo en el gimnasio o en tu propia casa.

Circuitos como este demuestran la falsedad de la idea de que los ejercicios, cuanto más difíciles de hacer, más efectivos son. En este caso, podrás entrenar tus hombros y tus brazos con un circuito de cinco movimientos al alcance de todo el mundo.

Un objetivo común con muchísimas posibilidades

Fortalecer hombros y brazos es, probablemente, uno de los objetivos más extendidos en el mundo del fitness y la musculación. Son muchas las personas que inician su andadura en estas disciplinas con esa meta en mente y, por ello, existe una lista interminable de ejercicios creados específicamente para tonificar dichos grupos musculares.

La variedad es un elemento positivo, pero puede darse el caso de que, al final, termine por ser una complicación para la gente que quiere dar sus primeros pasos. Entrar en un gimnasio y observar la gran cantidad de máquinas diferentes, cada una de ellas con varias formas de uso, puede llegar a generar confusión. Así que poder ir con un entrenamiento sencillo ya elegido, como el que propondremos a continuación, es una ventaja muy valiosa.

Además, el hecho de que solo se necesiten dos pesas facilita enormemente la posibilidad de realizar el circuito fuera del gimnasio. Poder entrenar en casa con la misma efectividad es impagable, ya que te permitirá mantener tu forma incluso en épocas en las que, por falta de tiempo o cualquier otro motivo, tengas que dejar de acudir a tu gimnasio con la asiduidad que te gustaría.

En definitiva, se trata de un entrenamiento con mucha versatilidad. Tanto si estás empezando en el fitness como si eres una persona experimentada en la materia, la sencillez de estos cinco ejercicios será un motivo de peso para probarlo; mientras que su efectividad te hará repetir.

Rutina sencilla para entrenar brazos y hombros

Ejercicio 1. Colócate en posición erguida, con los brazos estirados hacia abajo y cada uno de ellos pegado a un lado del cuerpo. Sujeta una pesa con cada mano y coloca tus palmas mirando hacia dentro. Manteniendo los codos pegados al cuerpo, eleva las manos para llevar las pesas a tu pecho, con las palmas mirando hacia él. Vuelve a bajarlas lentamente y repite el movimiento 12 veces.

Ejercicio 2. Colócate en posición erguida, con las rodillas flexionadas muy ligeramente, y estira ambos brazos hacia el techo, juntando las manos y con los codos lo más pegados que puedas a tu cabeza. Debes sujetar una pesa con cada mano. Baja las manos flexionando los codos hasta que las pesas queden a la altura de tu nuca, y vuelve a subir lentamente. Repite el movimiento 12 veces.

Ejercicio 3. Con las piernas juntas y las rodillas ligeramente flexionadas, inclina tu torso hacia abajo, intentando formar un ángulo de 90 grados con tu cintura. Con los codos pegados, cada uno a un costado, flexiónalos y lleva tus manos con las pesas a la altura de tus axilas. El movimiento consiste en llevar las manos hacia detrás de tus caderas, estirando los brazos sin llegar a mover los codos de su sitio. Repite el movimiento 12 veces.

Ejercicio 4. Colócate en posición erguida, con una pesa en cada mano y los brazos estirados a los lados. Igual que en el Ejercicio 1, flexiona los codos y lleva las pesas hacia tu pecho; después, estira los brazos hacia arriba, llevando las pesas por encima de tu cabeza, lo más alto que puedas, con las palmas mirando hacia el frente. Vuelve a flexionar los codos para llevar las pesas al pecho y luego estira los brazos hacia abajo, volviendo a la posición inicial. Repite el movimiento 12 veces.

Ejercicio 5. Colócate en posición erguida, con los brazos estirados a los lados del cuerpo y una pesa en cada mano, las palmas mirando hacia dentro. Eleva ambos brazos a la vez, manteniéndolos estirados, cada uno hacia su lado. El objetivo es que las pesas queden a la altura de los hombros y que cada brazo forme un ángulo de 90 grados con tu torso. Bájalos lentamente hacia la posición inicial y repite el movimiento 12 veces.

 

Un punto positivo de esta rutina es que el número de series y repeticiones puede personalizarse al máximo, haciendo que cada deportista lo adapte a sus capacidades y sus objetivos. Nosotros hemos puesto 12 repeticiones como ejemplo estándar, pero es un número que puede modificarse sin ningún problema.

Entrenamiento sencillo y eficaz para hombros y brazos
5 (100%) 1 voto