Muchos días nos apetece comer bocadillo aunque estemos en casa y, llevábamos bastante tiempo queriendo hacer una versión vegana saludable del típico bocata de albóndigas americano. La versión vegetal nos puede dar mucho juego, y así ha sido.

También prepararemos rápidamente una salsa de yogur vegana para acompañar a las “albóndigas” y os la recomendamos, ya que es muy sencilla y le da un buen toque. Sólo tenéis que mezclar un yogur de soja sin edulcorar con un chorro de aceite de oliva, sal, pimienta, limón y especias al gusto (ajo en polvo, cebolla en polvo, comino…). ¡Veréis que rica queda!

La lámina de queso que veis en las fotos es un queso vegano tipo cheddar, se funde muy bien (aunque en este caso no lo hemos fundido).

Y creo que ya os hemos dado la vara lo suficiente, así que, ¡al lío!


TIEMPO ESTIMADO

20 minutos


INGREDIENTES

  • 1 bote de lentejas cocidas
  • 1/2 cebolla
  • 1 diente de ajo
  • 1 zanahoria pequeña/mediana
  • 1/3 de pimiento verde (opcional)
  • 2 cucharadas de avena o de harina
  • 1 puñado de espinacas frescas
  • 4 rodajas de tomate
  • 2 rebanadas de pan
  • sal
  • pimienta
  • especias al gusto

PREPARACIÓN

  1. Pica la cebolla, la zanahoria, el ajo y el pimiento y dóralos en una sartén a fuego medio-bajo con un poco de aceite, sal y pimienta.
  2. Mientras tanto, lava bien las lentejas y escúrrelas. Tritúralas con ayuda de una batidora de mano o robot de cocina hasta que quede una masa homogénea y pásala a un bowl.
  3. Añade entonces las hortalizas salteadas, la avena y las especias (pimienta, sal, comino…), y remueve bien para que se mezclen todos los ingredientes. Añade un par de cucharadas de avena para espesar la masa y ajusta la sal si es necesario.
  4. Cuando la consistencia lo permita, da forma a las “albóndigas” con las manos mojadas y colócalas en una bandeja de horno cubierta con papel vegetal (no necesitan aceite). Cocínalas a 200ºC durante aproximadamente 20 minutos.
  5. Si lo prefieres, puedes freir las “albóndigas” en lugar de hornearlas pero ten en cuenta que entonces la consistencia deberá ser bastante más firme (de lo contrario, podrían deshacerse en la sartén), así que tendrás que añadir más avena o harina. En el horno, en cambio, las “albóndigas” tenderán a resecarse, por lo que es mejor que la masa siga estando un poco húmeda antes de meterlas.
  6. Unta la salsa que prefieras sobre las rebanadas de pan y coloca encima unas rodajas de tomate y de cebolla, las espinacas frescas y, por último, las “albóndigas”. Puedes añadir también una loncha de queso vegano.