La miel es una sustancia dulce y espesa elaborada por las abejas. No sólo se utiliza como edulcorante natural, sino que tiene una larga historia de beneficios. Durante siglos, la gente ha utilizado la miel para una serie de aplicaciones sanitarias, como el vendaje de heridas y la medicina ayurvédica.

Las abejas fabrican la miel tomando el néctar de las flores y llevándolo a su colmena para procesarlo. Otras abejas comen el néctar en la colmena y lo mezclan con una enzima que digiere parcialmente el néctar para convertirlo en miel. El sabor de la miel depende de las flores que hayan visitado las abejas: flores silvestres, aguacate o azahar.

Esto es lo que debes saber sobre la miel, cómo puede encajar en tu dieta y sus beneficios.

Miel vs. Azúcar

La miel no es una alternativa baja en calorías al azúcar. Es nutricionalmente similar al azúcar común:

Una cucharada de miel contiene

  • 60 calorías
  • 16 gramos de azúcar

Una cucharada de azúcar contiene

  • 48 calorías
  • 12 gramos de azúcar

Si le gusta la miel, puede utilizarla en lugar del azúcar, ya que contiene más nutrientes beneficiosos (desarrollados más adelante). Pero si quiere un verdadero sustituto del azúcar, la miel no es el alimento que está buscando. La mayoría de los expertos aconsejan reducir los azúcares añadidos (incluida la miel), no aumentarlos.

4 Beneficios de la miel

La miel contiene principalmente azúcar y agua. Pero a diferencia del azúcar simple, se dice que contiene unas 200 sustancias, entre ellas

Estas sustancias son la razón por la que la miel tiene algunos beneficios adicionales.

1. La miel tiene antioxidantes

La miel natural contiene compuestos de tipo antioxidante, como los flavonoides y los ácidos fenólicos. Los antioxidantes pueden ayudar a proteger las células de los radicales libres dañinos.

Advertencia: deberías obtener la mayor parte de tus antioxidantes de las frutas y verduras. Pero, si tu dieta actual es alta en edulcorantes, cambiar a la miel podría ayudar a añadir a su ingesta de antioxidantes.

2. La miel puede ayudar al sistema inmunitario

Gran cantidad de estudios en animales y en cultivos celulares han descubierto que la miel puede contribuir a la actividad de las células inmunitarias. En resumen, no está garantizado que la miel refuerce la inmunidad, pero es prometedor. Todavía tenemos que ver más pruebas.

3. La miel puede favorecer la digestión

La medicina ayurvédica utiliza la miel desde hace mucho tiempo para ayudar al tracto digestivo. Sin embargo, las pruebas modernas son irregulares. Si crees que sufres una enfermedad digestiva, habla con tu médico.

4. La miel puede aliviar el dolor de garganta

Se sabe que una cucharada de miel puede ayudar a aliviar el dolor de garganta. Prueba a añadir miel al té caliente junto con un chorrito de limón. La miel recubre la garganta para calmar la irritación.

Posibles riesgos de la miel

La miel normal es generalmente segura para las personas mayores de un año. Los microbios no pueden crecer en la miel, pero ésta puede contener esporas botulínicas que germinan una vez ingerida. El sistema inmunitario de un bebé aún se está desarrollando y puede no estar preparado para combatir la infección. Las personas sensibles o alérgicas al polen de las abejas también deben tener cuidado.

También puede preguntarse: «¿Es seguro comer miel cruda?». Probablemente sí que lo sea, pero aún puede contener esporas botulínicas (igual que la miel normal), así que no se la des a un bebé. Las personas con alergias específicas deben estar atentas, ya que la miel cruda contiene trazas de levadura, cera y polen.

La miel cruda no se filtra ni se calienta, y el beneficio potencial para la salud de la miel cruda es que puede retener más sustancias valiosas de las que hemos hablado anteriormente.