La hidratación y el ejercicio físico siempre van de la mano. Y si recientemente has actualizado tu rutina de ejercicios – posiblemente con un nuevo plan de alimentación y suplementos – puede que te preguntes si tu hidratación también necesita un impulso. ¿Es suficiente con esa fiel botella de agua llena de H2O normal? ¿O podría beneficiarse de algun suplemento para la hidratación? Vamos a ver qué es lo que dicen los expertos.

¿Qué son los suplementos de hidratación?

«Los suplementos de hidratación son aditivos que se ponen en el agua para facilitar o mejorar la capacidad natural de tu cuerpo para absorber agua rápidamente y reducir los impactos potenciales de la deshidratación», dice Amy Stone, una entrenadora de resistencia en Miami que se especializa en carreras de larga distancia y ultra triatlones. Lo hacen aumentando los niveles de ciertos electrolitos -como el sodio, el magnesio y el potasio- que ayudan a las células del cuerpo a mantener el equilibrio de los fluidos.

En la mayoría de casos, obtendrás un polvo de sabores que contiene sodio, calcio, magnesio y zinc para ayudar a combatir los calambres musculares, reemplazar lo que se pierde a través del sudor, apoyar la potencia muscular durante los entrenamientos y promover los niveles generales de hidratación.

Los suplementos de hidratación vienen en forma de mezcla de bebidas o cápsulas. Puedes tomarlos antes, durante o después del ejercicio.

¿Funcionan los suplementos de hidratación?

Mientras que los líquidos con los que los tomas proporcionan hidratación, los suplementos funcionan proporcionando minerales a tu cuerpo.

«Los suplementos de hidratación funcionan muy bien para reemplazar los electrolitos que perdemos cuando hace calor y el ejercicio es intenso», dice el entrenador personal certificado por la ACE, Michael Julom.

¿Puede el agua hidratarme lo suficiente por sí sola?

A veces, pero no siempre. El agua ayuda a mantener estables los niveles de líquidos del cuerpo, pero eso es sólo un elemento de la hidratación. «También necesitamos electrolitos», dice Julom. «Esto no significa necesariamente utilizar suplementos. Hay muchos alimentos ricos en diversos electrolitos. Por lo general, la simple sal de mesa ayudará a remediar los síntomas de la deshidratación leve».

Julom añade que cuando se realiza un entrenamiento intenso, especialmente cuando hace calor, los suplementos de hidratación podrían ayudar a mantener la seguridad y ayudar a la recuperación para mantener el rendimiento deportivo deseado.

«Durante el ejercicio, los líquidos con electrolitos son una forma mucho más rápida de reponer los electrolitos», dice Stone. «Los electrolitos pueden contribuir a que los líquidos se absorban más rápido fuera del sistema digestivo. Ayudan a nuestro cuerpo a enviar y recibir instrucciones para contraer y liberar los músculos, y pueden reducir potencialmente los calambres en los músculos cansados.»

La investigación es limitada. Aún se necesitan más estudios para concluir que los electrolitos pueden ayudar con los calambres.

 ¿Por qué es importante la hidratación?

Una hidratación adecuada es esencial para el buen funcionamiento de los órganos de todo el cuerpo, explica Bansari Acharya, MA, RDN, nutricionista dietista registrada en Detroit. La hidratación también ayuda a regular la temperatura corporal y a mantener lubricadas las articulaciones.

¿Qué hacen los electrolitos para ayudar a la hidratación?

Cuando sudamos, los electrolitos ayudan a mantener el equilibrio del agua dentro y fuera de las células para que los músculos y los órganos puedan seguir funcionando correctamente.

Sodio

Perdemos electrolitos, especialmente sodio, en la transpiración – por eso el sudor sabe salado. «Sudar mucho -como hacemos cuando hace calor o hacemos ejercicio intenso- puede provocar deshidratación, incluyendo un déficit de electrolitos cruciales», dice Julom.

Potasio

Acharya señala que el potasio es importante para la función y la fuerza muscular. Los niveles bajos de potasio pueden provocar fatiga y debilidad.

Magnesio

El magnesio ayuda al cuerpo a retener el potasio, añade Acharya. Los riñones ayudan a regular la concentración de magnesio en función de los niveles actuales del organismo.

«Tomar electrolitos como parte de la rehidratación te ayudará a reponer esos minerales perdidos», dice Julom. «Los electrolitos también harán que tu ingesta de agua sea más eficiente. El calcio, el potasio y el sodio pueden ayudarte a retener líquidos y a mantener un equilibrio de líquidos saludable en tu cuerpo».