¡Buenos días! En el post de hoy queremos intentar corregir todos esos errores que, por norma general, están obstaculizando tus grandes esfuerzos por lograr tonificar tus glúteos. Moldear esta zona del cuerpo es una de las metas más comunes para muchas personas que empiezan su andadura en el fitness, ya que puede darte un aspecto muy llamativo. Sin embargo, no es tan fácil como podría parecer.

Cuando se habla de ejercitar los glúteos, la primera imagen que se viene a la mente de cualquiera son las sentadillas, y realmente se trata de un ejercicio que sí es productivo, pero hay que saber cómo hacerlo y con qué complementarlo. Por eso, desde NutriMarket queremos aportar las claves más importantes para que seáis capaces de configurar un entrenamiento completo y útil para vuestros glúteos.

Cómo optimizar tus sentadillas

Igual que ocurre con cualquier tipo de ejercicio físico, el calentamiento es una parte vital. Aunque no suele llevarse ningún protagonismo, se trata de una condición indispensable para preparar tus músculos y hacer que exploten todo su potencial durante el entrenamiento, con la mejora de resultados que ello conlleva.

Una vez te hayas asegurado de que tus glúteos –y el resto del cuerpo, a ser posible- están completamente activados, es muy importante enfocar toda la atención en cómo estás haciendo las sentadillas. Existe un error muy común en este tipo de ejercicios tan conocidos por todo el mundo, y es que muchas veces damos por hecho que, al tratarse de rutinas tan sencillas y populares, estamos haciéndolas correctamente.

Para comprobar si nuestras sentadillas cumplen con las condiciones necesarias para que puedan dar resultado podemos utilizar la ayuda experta de un preparador físico; aunque también se puede hacer por uno mismo, grabando el entrenamiento y viéndolo posteriormente para corregir malas posturas. Es clave fijarse en el principio del movimiento descendente que inicia la sentadilla, ya que muchas veces se comete el error de empezar la sentadilla con una flexión de rodillas, cuando realmente ha de hacerse inclinando la cadera hacia atrás. El mejor consejo para evitar esto es pensar que te estás sentando en una silla, por lo que siempre iniciarás el movimiento con los glúteos.

Otro de los motivos por los que quizá hayas observado que tu progreso se ha detenido tiene que ver con el peso adicional. Si bien es cierto que, para todas aquellas personas que estén dando sus primeros pasos en el fitness, lo recomendable es trabajar con el propio peso de cada una, llega un momento en el que deja de ser suficiente y hay que ir un poco más allá. Añadir algunos kilos en forma de pesa o disco, por ejemplo, hará que tus músculos, que ya se habían acostumbrado al trabajo anterior, se vean estimulados y trabajen con más potencia.

Lo ideal es añadir peso suficiente para que te cueste hacer el movimiento, pero sin notar un cansancio excesivo. La sensación debe ser similar a la que sentías cuando empezaste a hacer sentadillas por primera vez.

Alternativas a la sentadilla clásica

Es muy difícil –por no decir imposible- conseguir tonificar los glúteos con solo un ejercicio. Las sentadillas tradicionales funcionan, sí, pero deben ser combinadas con otro tipo de actividades que completen su trabajo.

Existe una gran cantidad de variantes para las sentadillas, y la gran mayoría no son nada conocidas por el público en general. Desde NutriMarket vamos a ofrecerte los nombres de algunas de ellas para que, con una simple búsqueda rápida en Internet, puedas configurar un entrenamiento de glúteos variado y completo: sentadilla goblet, sentadilla con salto, sentadilla plié, sentadilla frontal y sentadilla trasera.

En esa misma línea, hay que dejar claro que las posibilidades de ejercitar los glúteos van mucho más allá de la sentadilla. Las alternativas son múltiples, y el último consejo que vamos a ofreceros hoy tiene que ver con esto.

Repetir una y otra vez las mismas rutinas no es negativo, pero añadir variantes puede hacer que los músculos se vean estimulados de diversas formas, facilitando así su activación o un incremento en el trabajo realizado durante el entrenamiento. Por ello, te animamos a que introduzcas nuevos ejercicios en tu circuito de glúteos. Si has llegado a este punto y no tienes muy claro cómo hacerlo, no te preocupes: la semana que viene publicaremos un post en el que ofreceremos alternativas a las sentadillas.

Motivos por los que tu entrenamiento de glúteos no funciona
5 (100%) 1 voto