Las proteínas son formadas por aminoácidos, y dentro de éstas, se encuentran 22 aminoácidos, de los cuales 9 son esenciales. Los aminoácidos se dividen en esenciales y no esenciales. El cuerpo tiene la capacidad de sintetizar glucosa a partir de ciertos aminoácidos para obtener energía. Existen 9 aminoácidos que el cuerpo no puede sintetizar por sí mismo, y que es necesario administrarlos de forma exógena, mediante la alimentación o la suplementación, entre ellos tenemos la leucina, isoleucina y la valina, que son los denominados aminoácidos ramificados o BCAA. Otros son el triptófano, la fenilalanina, la metionina, la lisina, la treonina, y la histidina. De no administrar estos aminoácidos, el organismo tendrá unas carencias que implicarán que no pueda sintetizar las proteínas ni generar la creación de masa muscular, tendones, formación de anticuerpos o fabricación de estructuras celulares.

Las funciones de los aminoácidos

Los aminoácidos tienen un poder anticatabólico, es decir, ayudan a conservar o que no se degrade la masa muscular, de ahí que se tome en períodos de ayuno, o cuando no podemos entrenar a causa de una lesión o incapacidad por accidente. También regeneran y construyen más músculo, por eso se usan en deportes de fuerza o que buscan la hipertrofia muscular con fines estéticos, como puede ser el fitness o fisicoculturismo.

También se ha demostrado que mejoran el rendimiento durante los entrenamientos o competición, por eso se utiliza como nutrición intraentreno durante la actividad.

Otro uso que se le da a los aminoácidos es cuando nos encontramos en un período de dieta estricta y muy restrictiva en calorías y macronutrientes, ya que estamos ingiriendo una cantidad muy pequeña de hidratos de carbono, los M.A.P. nos ayudan como una fuente de energía.

Dentro de los aminoácidos, la arginina, se considera también como esencial, pero durante la infancia, ya que, a esas edades, el organismo presenta carencias de este aminoácido.

La glutamina, es otro aminoácido, pero es considerado semiesencial, que debido al estrés o al sobreesfuerzo físico, hacen que éste descienda y tengamos que administrarlo de forma exógena mediante alimentos o suplementos deportivos. Con lo cual, queda claro que los aminoácidos esenciales son muy importantes para la fabricación de proteínas, para la síntesis de proteínas para el crecimiento muscular, para el crecimiento celular, para la recuperación después de un accidente, para el postoperatorio o en niños y deportistas con un algo desgaste físico.

Una hiperactividad del cuerpo, realizar mucho deporte o situaciones de estrés, genera carencias de aminoácidos, actividad del sistema nervioso simpático muy elevada, liberación de adrenalina y dopamina o insomnio.

Cualquier tipo de actividad deportiva que implique una rotura de fibras musculares y una necesidad posterior de recomposición del tejido muscular, va a requerir de aminoácidos esenciales, dándole importancia a los aminoácidos ramificados o BCAA, pero realmente son importante todo el combo de los 9 esenciales.

¿Cuándo y cómo tomar aminoácidos?

Recomiendo tomar antes y después de los entrenamientos los aminoácidos, y también, en cada comida, para aumentar el valor biológico de los alimentos de la ingesta de proteínas que estamos comiendo. 30 minutos antes de entrenar 10 gramos de aminoácidos esenciales, durante el entrenamiento otros 10 gramos diluidos en 1 litro de agua con sales minerales, y después del entrenamiento 1 batido de 40 gramos de aislado de proteína de suero de leche, ya que esta proteína está cargada de aminoácidos.

Otro de los usos de los aminoácidos, es en las mujeres durante el embarazo. A partir de la semana 21, el organismo produce una resistencia a la insulina endógena, para destinar todos los recursos nutricionales para el crecimiento del feto. Esta resistencia a la insulina va asociada a un aumento del cortisol y prolactina, ocasionando pérdida de masa muscular en la mujer. Se recomienda administrar 10 gramos de aminoácidos esenciales 2 veces al día.

Otro uso indicado de los aminoácidos esenciales, es para las personas de la tercera edad. A partir de los 60 años el cuerpo puede desarrollar una sarcopenia (pérdida degenerativa de masa muscular y fuerza al envejecer o al llevar una vida sedentaria) u osteoporosis, con lo cual también es positivo administrar los aminoácidos esenciales.

En personas que siguen una alimentación vegana, también es importante que añadan antes de todas sus comidas, aminoácidos esenciales, ya que, aunque se alimenten de forma correcta y saludable, están ingiriendo unos alimentos con unas proteínas que presentan un perfil de aminoácidos pobre, y mediante el uso de estos aminoácidos, lograran aumentar el valor biológico de las proteínas que ingieren.

Otro uso muy importante de los aminoácidos es en enfermedades donde tenemos que tener cuidado de no consumir en exceso proteínas, enfermedades como insuficiencia renal, insuficiencia hepática o permeabilidad intestinal, generan muchos residuos y tóxicos para las personas que lo sufren. En estos casos, se tomarán de 3 a 4 tomas de 10 gramos de aminoácidos, junto a carbohidratos y grasas.

El origen de los aminoácidos debe ser por fermentación vegetal, siendo los mejores Kyowa o Ajinomoto.

Alberto González