La diabetes tipo 1 es una patología autoinmune por la cual el organismo libera anticuerpos que acaban destruyendo los islotes de langerhans del páncreas, que son los que permiten la liberación de insulina. Esta hormona se encarga de metabolizar y generar todos los recursos anabólicos hipertróficos dentro del organismo, de forma que cuando tomamos hidratos de carbono, las moléculas de glucosa ascienden en el plasma. La insulina, como consecuencia de esta patología, no puede ser liberada, y la glucosa se queda muy elevada en la sangre. La consecuencia de la diabetes tipo 1 no controlada, es que la persona afectada no puede disminuir su glucosa, con lo que se queda muy alta, y el organismo intenta eliminarla, en una necesidad de hacer que la glucosa esté normalizada en un valor de entre 80 y 90, principalmente por la orina, a través del filtrado de los riñones. Por eso la persona afectada empieza a deshidratarse mucho, empieza a bajar de peso y, como consecuencia de que no hay insulina, la persona afectada no puede generar hipertrofia, no puede construir proteína, con lo que la persona afectada empieza a bajar de peso, primero por la pérdida de líquido que tiene que orinar, y segundo porque todas las estructuras proteicas empiezas a perderse. Hasta que se empezó a fabricar la insulina, la diabetes de tipo 1 era una enfermedad mortal.

Ahora nos encontramos con enfermos de diabetes tipo 1 estables gracias a que pueden inyectarse insulina tanto rápida como lenta para controlar esas elevaciones tan peligrosas de glucosa, que pueden ser incluso mortales. El gran problema en los diabéticos de tipo 1 son las consecuencias a largo plazo. Como consecuencia de inyectarse insulina en muchas ocasiones por falta de control de la dieta, por estrés, por falta de masa muscular o por falta de controlar el azúcar que ingieren en la dieta, la glucosa se encuentra muy elevada en sangre, y ésta se acaba depositando en proteínas. Eso de denomina glicación, que es un proceso por el cual las proteínas endógenas del organismo se empiezan a oxidar y la glucosa se empieza a adherir a las proteínas, de forma que se empiezan a hacer poco flexibles, muy rígidas, y esto produce graves problemas como la arteriosclerosis o la rigidez de lar arterias, de ahí que los dedos -sobre todo de los pies- puedan llegar a ser amputados como consecuencia de que no les llega oxígeno a esas zonas, por eso se habla del pie diabético. También consecuencias en los ojos, en las retinas, por no llegar el oxígeno. Pueden existir enfermedades sexuales porque no llega el flujo sanguíneo a las zonas genitales. Pueden existir enfermedades cardiovasculares como infartos o enfermedades degenerativas como consecuencia de esa glicación de las proteínas.

La diabetes tipo 1 puede ser controlada y que la persona tratada con insulina durante muchos años no tenga síntomas, pero a partir de 20 a 30 años de la administración de insulina, si dicha persona no ha estado controlada bajo supervisión médica, podría tener todas las consecuencias anteriormente mencionadas.

Un diabético de tipo 1 se trata con la administración exógena de insulina, la cual hace la propia persona en el momento que lo necesite. La puede usar de dos formas, o bien con insulina rápida, o bien con insulina lenta. La insulina rápida tiene poca vida media, con lo que en cuestión de 2 o 3 horas, se puede inyectar, previo a la ingesta de hidratos de carbono, principalmente si ese hidrato tiene un alto índice glucémico, para que no exista una subida muy grande de azúcar en sangre. La insulina lenta lo que nos va a permitir es que durante 16, 20 o 24 horas exista insulina en sangre, y la cantidad de hidratos de carbono que vayamos a ingerir no nos genere mucha subida de glucosa en sangre. De esa forma, cualquier persona con diabetes tipo 1, en principio va a estar muy controlada.

Si estas personas no se cuidan y no tienen un control de su alimentación, excediendo la cantidad máxima de hidratos de carbono por día, comen muy mal o comen comida basura, procesada y cargada de hidratos de carbono, no se preocupan de hacer deporte ni de hacer un entrenamiento que les genera masa muscular, tendrán que administrarse cada vez más cantidad de insulina inyectable exógena, lo cual no es bueno para su salud, porque le generará mayor resistencia a la insulina, produciéndole arteriosclerosis, aumento de peso, retención de líquidos o alteración de la coagulación.

Los diabéticos tipo 1 deben consumir en cada comida proteínas, ácidos grasos esenciales, omega 3 e hidratos de carbono de bajo a medio índice glucémico como cereales, legumbres, boniato, quinoa o arroz integral, y evitar las harinas refinadas, el pan blanco o la pasta. En el momento post entrenamiento se podrá consumir hidratos de carbono de alto índice glucémico, como arroz blanco, pasta o pan blanco, con el fin de que esos hidratos de carbono favorezcan la ganancia de masa muscular. Se recomienda no tomar hidratos de carbono en la cena, sino una comida que contenga proteína con verdura de hoja verde oscuro.

Otro factor importante para la salud de un diabético tipo 1 es el hacer deporte, ir al gimnasio y realizar un entrenamiento que genere masa muscular hará que vuestra tasa metabólica sea mayor, produciendo mayor quema de glucosa y siendo menos la cantidad de insulina que se necesitará.

En cuanto a la suplementación para diabéticos tipo 1 se recomienda usar omega 3 DHA, entre 1 y 2 gramos por día. También existen suplementos deportivos sensibilizadores de la insulina, como la berberina o el ácido alfa lipóico.

Los hábitos de vida también influyen en el enfermo de diabetes tipo 1: se debe estar alejado del estrés, ya que este segrega adrenalina y esta hace que ascienda la glucosa.

La insulina inyectable solo se fabricó para ser usada en personas diabéticas, bajo ningún concepto ninguna persona debería de usarla para otra cosa. Al ser una hormona anabólica hay deportistas que la usan para mejorar su composición corporal y generar más masa muscular, pero ello conlleva un peligro, y es que si se abusa o te pasas de la dosis que necesitas se generará una gran hipoglucemia, ya que la insulina inyectada en exceso hará que el azúcar baje tanto que pueda provocar un coma diabético y producir incluso la muerte si no se actúa con rapidez. Así que la insulina inyectable es solo para los enfermos de diabetes tipo 1 y deben de usar las dosis que su médico les haya prescrito.

Alberto González

Diabetes tipo 1
Valora este articulo