Diet Premium

Conseguir una alimentación sana y equilibrada se ha establecido como una de las preocupaciones más presentes en el día a día de la sociedad actual, pero no siempre es sencillo. Por ello, empresas como Diet Premium trabajan para ofrecer soluciones reales en forma de productos enfocados prioritariamente a la calidad de sus ingredientes.

Con más de 30 años de experiencia, se trata de una de las marcas favoritas en el mundo del fitness, ya que facilitan el proceso de mantener una dieta estricta gracias a las diferentes posibilidades culinarias que presenta su amplio catálogo.

Sin tiempo para cocinar

Uno de los principales obstáculos que impiden a muchas personas comer como a ellas les gustaría es la falta de tiempo. Estamos inmersos en un ritmo vital que hace muy difícil sacar dos horas al día para cocinar con calma, cuidando los detalles. La realidad es que la agilidad que ofrecen los platos precocinados, los congelados, las conservas y la comida rápida está triunfando y asentándose como un elemento más en la vida de la gente.

Si a las obligaciones más comunes como trabajar, estudiar, cuidar la casa, etc. se suma un hobby como la práctica deportiva o fitness, el problema se multiplica. Por un lado, los momentos de ocio en el día se ven acortados por otra ocupación más, así que la cocina pierde puestos en la lista de prioridades; pero además de eso, aunque parezca una contradicción, la alimentación se vuelve aún más importante de lo que era antes, porque ya no solo se busca estar saludable, sino que hay que perseguir unos objetivos que necesitan estar respaldados por un estado de forma óptimo.

Comer sano debería ser un factor clave sobre el que construir nuestra rutina, pero se ha terminado convirtiendo en un lujo que muchos no pueden permitirse. De hecho, no es raro ver restaurantes cuya característica más particular es que ofrecen ingredientes naturales que hacen que sus platos sean beneficiosos para el organismo. Lo vemos a diario, pero no somos conscientes de lo que esto significa. Si la alimentación saludable es algo novedoso que diferencia a algunos establecimientos exclusivos, ¿qué ofrece el resto? ¿De qué nos estamos alimentando?

El problema de la comida rápida

Todos conocemos muchas franquicias de restauración dedicadas a la producción y venta de la denominada ‘fast food’ o comida rápida. No existe ninguna ciudad española cuyo tamaño sea moderadamente grande, en la que no haya varias hamburgueserías, pizzerías, bocadillerías o cualquier otro comercio de este tipo. Y es que ofrecen soluciones inmediatas, a un precio muy asequible, para cualquier momento del día en el que no haya tiempo suficiente para cocinar en casa. Además, los productos que se ponen a la venta han sido tratados con conservantes, colorantes y saborizantes para que su aspecto y su gusto sean del agrado de cualquiera, sin importar las consecuencias negativas que ese proceso pueda suponer para sus propiedades.

Simplemente con pararse un momento y plantearse las características que tienen estos restaurantes, uno se da cuenta de que es imposible que sus artículos posean alguna cualidad nutricional beneficiosa. Se cocinan rápido, son muy baratos y tienen un sabor muy potente que no se parece demasiado al de sus ingredientes en su estado natural. Algo no termina de cuadrar.

La realidad es que estamos hablando de platos en los que abundan las grasas saturadas, los azúcares añadidos y la sal; mientras que no cuentan con compuestos tan importantes como las vitaminas, los antioxidantes, los minerales o la fibra, cuya función principal es ayudar al cuerpo a eliminar elementos nocivos como el colesterol y controlar los niveles de azúcar.

Para resumirlo en unas pocas palabras, se puede decir que se eliminan muchos de los posibles beneficios y se potencia la mayoría de los perjuicios. Por todo esto, la comida rápida se ha ganado un sobrenombre que cada vez se utiliza más y que dice mucho de sus características: comida basura.

El compromiso de Diet Premium

En este contexto, marcas como Diet Premium tienden su mano a todas aquellas personas que no quieran dejarse llevar por la comodidad y que estén preocupadas por cuidar su salud. Y no solo eso, sino que se dirigen también hacia los deportistas, añadiendo un factor clave para ellos: la mejora del rendimiento físico.

Cabe destacar que se trata de una empresa familiar, cuyos principios se mantienen firmes de una generación a otra, sin dejar que nadie se interponga entre sus ideas y los productos que comercializan. Son más de 30 años los que les respaldan, gracias a los cuales cuentan con una experiencia valiosísima en su negocio que les permite disponer de los mejores proveedores de materias primas.

Otra de sus características más llamativas es un enfoque muy especializado y centrado en el mundo del fitness. Sorprende que se hayan arriesgado a limitar el número de consumidores que pueden fijarse en ellos, pero han conseguido establecerse como uno de los nombres más reconocidos dentro de un sector tan importante como el del deporte.

Dentro de su catálogo hay artículos muy variados: queso, pizza, claras de huevo, pescado, salsas, desayunos, etc., todos aptos para cualquier tipo de dieta. Pero por encima de todos ellos destaca la figura de las carnes, sobre todo la gama Diet Premium Burger. Hay que tener en cuenta que se trata de carnes magras muy valiosas, ya que contienen menos grasas y son altamente ricas en proteínas de calidad con aminoácidos esenciales. Cualquier amante de la actividad física y la nutrición sabe que esta mezcla de poca grasa y mucha proteína es una maravilla para los atletas.

Las hamburguesas Diet Premium, el paraíso del fitness

Carne de potro, pollo sabor barbacoa, ternera y queso, pavo, atún sabor a especias aztecas y muchos, muchos más manjares en forma de hamburguesa. Realmente parece imposible pensar en este tipo de comidas tan deliciosas y relacionarlas con una dieta deportiva, pero es que están libres de grasas saturadas, son bajísimas en azúcares y sal y, sobre todo, contienen gran cantidad de proteínas.

Puedes acompañar tu Diet Premium Burguer con kétchup sin azúcar y, de postre, un flan proteico con sabor a chocolate. Disfrutarás de una comida fabulosa y tu rendimiento deportivo no sufrirá ninguna consecuencia negativa.