¡Buenos días! Oficialmente, estamos en el primer lunes después de Navidades, y eso significa que ya hemos superado esos primeros días de readaptación al mundo real, a la rutina. Hoy vamos a celebrarlo con una receta que encantará a los que ya la conocen y sorprenderá al resto, ya que se trata de un plato que ha llegado recientemente a las cocinas de nuestro país: el hummus.

Internet y la globalización han traído muchos cambios a nuestras vidas, y quizá uno de los más importantes tenga que ver con la alimentación. La dieta Mediterránea ha dejado de tener el monopolio en España, ya que ahora es posible conocer y preparar platos de todas las partes del mundo sin ninguna dificultad. De esta forma, una receta de Oriente Medio como el hummus puede entrar en nuestras fronteras y empezar a ser utilizada en muchísimas casas.

Las claves del éxito del hummus

Son muchas las propiedades que pueden hacer que una receta pase de ser una opción más a colocarse en un lugar destacado. Sabor, textura, versatilidad o composición saludable están entre las más importantes, y el hummus aprueba con nota en todas ellas.

Al ser un plato típico de una cultura completamente diferente a la nuestra, el sabor que ofrece es uno de esos que, al probarlo, sorprende a nuestro paladar. De hecho, es muy difícil definirlo porque no se parece mucho a ninguno de los gustos típicos a los que se puede acudir para hacer una comparación. Con la textura pasa algo parecido: es una especie de crema que puede untarse o comerse directamente. Por lo tanto, es un alimento tan diferente que no tiene otro que lo sustituya.

Puede tomarse como aperitivo entre horas, como guarnición en la comida o como parte de los snacks que suelen sacarse cuando viene visita a casa. Sirve para todo tipo de ocasiones, quizá gracias a las características de su textura antes mencionadas.

En cuanto a la composición nutricional, el hummus está hecho de garbanzos, zumo de limón, ajo, aceite y especias. Es decir, sus ingredientes son naturales y saludables. Si bien es cierto que ya se puede encontrar envasado en muchos supermercados, desde NutriMarket queremos enseñaros a hacerlo de forma casera, para aumentar aún más sus beneficios.

Imprimir receta
Hummus casero
Un alimento sorprendente, que destaca por su sabor, su textura y su gran versatilidad. Es ligero y saludable, así que podrás usarlo en ocasiones muy diversas.
hummus-casero
Tiempo de preparación 90 minutos
Raciones
personas
Ingredientes
  • 500 g Garbanzos
  • 2 dientes ajo
  • 25 ml aceite de oliva
  • 1/2 Limón exprimido
  • 50 g Sésamo
  • 1 cucharada Pimentón dulce
  • 1 cucharada Comino
  • Sal
Tiempo de preparación 90 minutos
Raciones
personas
Ingredientes
  • 500 g Garbanzos
  • 2 dientes ajo
  • 25 ml aceite de oliva
  • 1/2 Limón exprimido
  • 50 g Sésamo
  • 1 cucharada Pimentón dulce
  • 1 cucharada Comino
  • Sal
hummus-casero
Instrucciones
  1. Lo primero de todo es dejar los garbanzos en remojo durante toda la noche, con una pizca de sal.
  2. Al día siguiente, escurre los garbanzos y échalos en una olla. Vuelve a cubrirlos con agua en abundancia, añade otra pizca de sal y cocínalos a fuego alto durante unos 60-75 minutos, dependiendo de la potencia del fuego.
  3. Mientras tanto, iremos preparando el resto de ingredientes. Tuesta las semillas de sésamo en una sartén a fuego medio. Debes removerlas constantemente para que no se quemen, y en unos 5 minutos ya deberían estar oscurecidas y listas para sacar.
  4. Echa las semillas ya tostadas, junto con dos cucharadas de agua y una de aceite de oliva, a una batidora. Bátelo hasta lograr una pasta homogénea.
  5. Cuando los garbanzos ya estén cocidos, escúrrelos y mézclalos en la batidora con un poco de agua de la cocción de los garbanzos, la pasta de las semillas de sésamo, los dos dientes de ajo, el zumo de medio limón, el comino, el aceite de oliva y el pimentón dulce. Bátelo todo bien, teniendo en cuenta que la densidad puedes variarla añadiendo más o menos agua.