Cada vez, es mayor el numero de personas que eligen un producto en su versión ecológica que en la tradicional. Están de moda y su demanda es cada vez mayor. Ya no hace falta acudir a herbolarios, tiendas especializadas para encontrarlos, ya en los supermercados hay una sección dedicada exclusivamente a ellos.

Se empezó a popularizar su consumo por primera vez a  principios de la década de 1970 con la venta de productos orgánicos a través de tiendas de alimentos naturales y cooperativas agrícolas. También  se establecieron los primeros organismos de certificación orgánica. El número de organismos de certificación privados creció de manera rápida alrededor de todo el mundo. Los requisitos para obtener las certificaciones no estaban estandarizados. Cada uno contaba con unos completamente diferentes.

En la actualidad, la población esta tomando cada vez más conciencia en relación a la importancia que tiene una buena alimentación. Los productos ecológicos son tendencia. En 2018, su mercado sufrió un incremento en el volumen del 18% respecto al año anterior.

Pero ¿sabes realmente lo que son? ¿Y qué implican? Hoy te contamos todo.

¿Qué significa ecológico?

Los productos ecológicos son aquellos que no han sido durante proceso de producción con diferentes químicos y bajo unas normativas que buscan la finalidad el cuidado y la protección el medio ambiente

Lo productos o sustancias no permitidos en su fabricación pueden ser fertilizantes, hormonas, medicamentos, plaguicidas, herbicidas, pesticidas o transgénicos.

Cada vez, entre la población, es mayor el número de personas alérgicas a una o varias sustancias. Un 11% del total es alérgica a pesticidas utilizados en la producción de productos tradicionales, por lo que es una opción recomendable consumir productos ecológicos como alternativa al estar libres de estos compuestos.

Así como dentro del fitness, cada vez es mayor la variedad de productos fitness ecológicos o bio. Productos bio en supermercados

¿Bio, orgánico o eco? Diferencias

España es uno de los países con mayor producción ecológica en Europa, principalmente por las favorables características agrarias y medioambientales del territorio.

La legislación vigente de la Unión Europea, establece que los términos “eco”, “bio” y “orgánico”, son equivalentes entre sí a la hora de referirse a un determinado producto o alimento, ya que comparten una característica fundamental: su origen. Este tipo de productos deben provenir de una fuente natural: sin uso de sustancias químicas, descontaminada, y sin recurrir a manipulación genética y en caso de la ganadería, alimentadas de forma ecológica y sostenible.

Bio

Los productos bio son aquellos que para ser fabricados no han sufrido ninguna intervención para conseguir el resultado final. Los productos “Bio” son aquellos que se caracterizan por no contener ningún componente alterado genéticamente. Por  ejemplo: aumentar el volumen, potenciar el color o aumentar su duración.

Ecológico

Se suelen encontrar con la  abreviatura “ECO” que hace referencia a la ecología, organismos y medio ambiente. Se relaciona con el evitar cualquier daño medioambiental provocado por los medios de producción.  También se evita la utilización de pesticidas, químicos etc.

Orgánico

Los productos orgánicos hacen referencia al estado de pureza respecto a los componentes que lo forman. Esto quiere decir que durante su producción no se ha intervenido de manera química para lograr un mejor desarrollo debido a pesticidas o fertilizantes.

¿Como diferenciamos si un producto es ecológico o no?

El elemento fundamental para distinguir si un producto es ecológico o no, es comprobar el etiquetado. Todos los productos ecológicos deben contener un sello que certifique su condición.

La producción ecológica se regula a través del l Reglamento (UE) 2018/848 del Parlamento Europeo y Consejo .

Los procedentes de la Unión Europea deben llevar impreso el logo comunitario: utilizado también en España en productos de producción propia, así como importados. Su diseño se compone de una hoja perfilada con estrellas de color verde.  Tienen que obtener una certificación correspondiente a la comunidad autónoma donde han sido producidos, para demostrar que han superado los distintos controles de los comités de agricultura

Los que no procedan de dentro de la Unión Europea deben llevar la siguiente indicación “Agricultura no UE”. El logo de agricultura ecológica de la UE ofrece a los consumidores plenas garantías de que el origen y la calidad de los alimentos y bebidas cumple los requisitos establecidos en el Reglamento de agricultura ecológica de la UE.

También deben cumplir ciertos aspectos relativos a controles de seguridad, intercambios comerciales, normativa de producción especifica y  proceso de conversión a producción ecológica.

El etiquetado de un producto ecológico debe estar fácilmente visible en el envase.

Sellos

El sello Ecolabel es la Etiqueta Ecológica Europea tienen como objetivo identificar y promover productos ecológicos y aquellos que puedan reducir los efectos ambientales adversos.

Fue creada en 1992. Es un sistema fiable, transparente y no discriminatorio válido en toda la Unión Europea y en los países de la AELC (Noruega, Islandia, Suiza y Liechtenstein.

Desde el 1 de julio de 2010, es obligatoria la utilización del nuevo logotipo ecológico de la UE en los productos alimenticios producidos mediante agricultura ecológica.

non gmo

El sello NON GMO (non-geneticaly modified) es una verificación ofrecida por NSF International para asegurar que los productos que dispongan de ella en su etiquetado, no han sido modificados genéticamente, favoreciendo así las producciones naturales.

No todos los productos ecológicos cuentas con ella a que es ofrecida por una entidad privada. Sello producto ecológico

¿Cuáles son los beneficios de consumir productos ecológicos?

La principal ventaja del consumo de este tipo de productos es que no han sido expuestos a elementos tóxicos que puedan ser relacionados con la aparición de enfermedades así como de pesticidas.. No solo cuidan nuestra salud, si no también son respetuosos con la naturaleza ya que se respetan los ciclos de cultivo naturales de los alimentos, sin tratar de reducir los tiempos para producir más. Cada producto se somete a estrictos controles de seguridad en los cuales se tienen en cuenta aspectos relacionados con la salud, por ejemplo, toxicidad y alérgenos.

En cuanto a su composición tienen por lo general una mayor concentración de oxidantes, que ayudan a prevenir enfermedades cardiovasculares y neurodegenerativas. Entre un 18 % y un 69 % más que un producto convencional.  Los alimentos de origen animal tienen concentraciones mayores de Omega 3. En general, suelen tener una composición más nutritiva, mayor cantidad de vitaminas y minerales.

Sus cualidades organolépticas destacan frente a las de otros productos, no son añadidos de forma artificial: su sabor y olor es el presente de manera natural.