La mayoría de personas dedican una parte de su entrenamiento al ejercicio cardiovascular.

Realizar este tipo de entrenamiento tiene diversos beneficios, desde mejorar la capacidad pulmonar, el corazón así como ayudar a quemar calorías, dependerá del tipo de cardio e intensidad que decida cada persona.

El momento en que lo realicemos, especialmente si lo combinamos con entrenamiento de fuerza, va a ocasionar un gran impacto dependiendo de si se realiza antes o después y, sobre todo, teniendo en cuenta cual es nuestro objetivo.

Realizar cardio después de las pesas

Es la forma más óptima para todas aquellas que tengan como objetivo principal ganar masa muscular. Esto ocurre debido a que agotaremos los depósitos de glucógeno durante las pesas, parte del entrenamiento a la que le dedicaremos la mayor intensidad.

Si realizamos el ejercicio cardiovascular antes del entrenamiento de fuerza, ya iremos con fatiga acumulada, el glucógeno vaciado total o parcialmente y mayor cansancio físico que no permitirá lograr un rendimiento tan optimo.

Una gran parte de las personas que realizan pesas, escogen un tipo de cardio liss, a un ritmo bajo o moderado. Puede ser realizado con el objetivo principal de aumentar el gasto calórico total y favorecer la creación de un déficit calórico que ayude a reducir el porcentaje de grasa corporal, o en caso de que no se quiera perder grasa, de mantener un buen estado de salud al final del díacardio en cinta.

Realizar cardio antes de las pesas

Si queremos obtener un máximo rendimiento en el entrenamiento de fuera posteriormente, realizar ejercicio cardiovascular antes puede ser un error que limite la parte enfocada a la fuerza. Como hemos mencionado, el glucógeno será utilizado y continuaremos con los depósitos vacíos total o parcialmente,  y con cansancio ya acumulado. Los músculos no podrán lograr su máximo esfuerzo ni fuerza.

Esto puede interferir en la ganancia de masa muscular, y en el caso de que queramos perder grasa, no va a significar un cambio relevante el hacerlo antes.

Como todo, siempre puede haber excepciones.

Si tu prioridad no es el entrenamiento de fuerza ni la ganancia de masa muscular, y cuentas con objetivos más enfocados en el cardio, si que puede suponer para ti una mejora el hacerlo antes ya que es la parte principal de tu entrenamiento.

¿Y el cardio como calentamiento?

Podemos incluir algo de actividad si creemos que necesitamos calentar los músculos antes del entrenamiento de fuerza. En este caso, recomendamos que sea un cardio de muy baja intensidad, y puede ser una buena opción combinarlo con ejercicios de movilidad. Por ejemplo, andar en la cinta a un paso ligero.

Cardio en ayunas

El cardio en ayunas puede ser una estrategia más para aumentar el gasto calórico. Hay personas que prefieren realizarlo en ayunas por las mañanas, por la adherencia que les crea. No se pierde más grasa ni es mejor que en otro momento. Si esta opción es la que más te gusta y se adapta a tu estilo de vida, inclúyela en tu día a día.

cardio