Qué son las enzimas digestivas

Las enzimas digestivas son sustancias de origen proteico presentes en nuestro organismo que tienen como función principal descomponer los alimentos en pequeñas moléculas para que puedan ser absorbidas por el intestino y utilizadas en las funciones que sean requeridas. Es decir, en nutrientes o también en desechos.

Las enzimas se clasifican dentro del grupo de las hidrolasas, ya que la reacción que llevan a cabo cuando descomponen los alimentos de hidrolisis.

La mayoría de enzimas digestivas se segregan a lo largo del tracto digestivo, principalmente en el páncreas, que es el mayor productor de nuestro organismo. Algunas de ellas lo hacen la boca, por las glándulas salivares, en concreto, la amilasa salival, en el hígado, vesícula biliar…

Cuando la comida entra en el estómago, el páncreas comienza a liberar estas enzimas en un canal que se une con el conducto biliar antes de que el intestino delgado se vacíe.

Tipos de enzimas en nuestro organismo.

Existen un gran número de tipos de enzimas digestivas involucradas en los procesos de digestión. Vamos a tratar las siguientes:

Amilasa.

Es una enzima digestiva que se obtiene a partir de Aspergillus oryzae.  Su principal función es digerir los hidratos de carbono. Es decir, romper los enlaces de almidón y otros polisacáridos, obteniendo como resultado glucosa.

También es denominada como sacarasa o ptialina. En el cuerpo humano la amilasa se produce principalmente en las glándulas salivales, glándulas parótidas y en el páncreas.

Existen dos tipos de amilasas:

Alfa amilasa.

Beta amilasa.

Proteasas

Las proteasas son las enzimas digestivas que tienen como principal función digerir y descomponer las proteínas. Rompen sus enlaces para poder obtener aminoácidos libres que puedan ser absorbidos.

Son sintetizadas por el pancreas, estómago e intestino delgado.

Se obtiene por la fermentación de Spergillus oryzae.

Además, las proteasas en la industria son utilizadas como aditivo alimentario denominado E-1101i.

Lipasas.

Los las enzimas encargadas de digerir las grasas o lípidos en pequeñas moléculas como ácidos grasos o glicerol.

Se producen en el páncreas y en el hígado, aunque se activan por las sales biliares.

Se obtiene por la fermentación de Rhizopus oryzae.

Lactasa.

Es la enzima digestiva encargada de descomponer los productos lácteos, exactamente la lactosa, en glucosa y galactosa.

Se produce en las células del intestino. Cada vez más, la intolerancia a la lactosa es más común. Esto ocurre debido a que nuestro organismo deja de producir lactasa y no podemos digerir este tipo de productos.

Procede de Aspergillus oryzae.intolerancia lactosa

Celulasa.

Esta enzima digestiva, como hace referencia su nombre, se encarga de descomponer la celulosa o fibras vegetales y transformarla en glucosa para ser absorbido.

No se produce de manera natural en el organismo, ha de ser incluida a través de la alimentación. Procede de Trichoderma longibrachiatum.

Fitasa

La fitasa es la enzima digestiva se utiliza para descomponer y aumentar la calidad nutritiva de granos, legumbres, semillas y maíz y contribuye en la producción de vitamina B.

Sacarasa

La sacarasa o  invertasa , es una enzima digestiva que transforma el azúcar en glucosa y fructosa .

Está presente en el intestino delgado, en el borde de las vellosidades intestinales.

Bromelina.

Es una enzima que permite la degradación de diversos tipos de proteínas tanto en ambientes ácidos como alcalinos.

No se produce naturalmente en el organismo, sino que se debe consumir de forma externa, mediante suplementación.

Suplementos para mejorar deficiencias enzimáticas.

La falta de producción de ciertas enzimas digestivas en bastante común.  Hay un gran número de personas cuyos niveles enzimáticos están reducidos.

Cuando nuestro organismo no produce suficientes enzimas, pueden darse lugar una serie de problemas asociados al consumo de determinados alimentos.

Puede conllevar a un déficit nutricional debido a la falta de absorción y aprovechamiento de nutrientes, así como otros síntomas a nivel físico. Pesadez estomacal, gases etc. Cuando no hay presencia de enzimas digestivas, nuestro organismo fermenta los alimentos produciendo sin ningún tipo de control las reacciones químicas necesarias.

Para mejorar y tratar las digestiones, podemos suplementarnos con enzimas digestivas de manera exógena que ayudarán no solo a mejorar las digestiones, si no a evitar efectos secundarios como acidez de estómago, hinchazón, gases etc.

Uno de los suplementos de enzimas más completos y efectivos es Digezyme.

Digezyme es una combinación patentada de enzimas digestivas que proceden de fuentes microbianas que ayudan a mejorar las digestiones de todos los nutrientes. Se puede consumir por sí solo, junto con nuestras comidas, aunque también es muy habitual encontrarlo en la composición de suplementos alimenticios.equilibrio enziamtico