¡Buenos días! Ya es viernes y, como llega el fin de semana, es posible que muchas de vosotras estéis planeando utilizar el tiempo libre para hacer una escapada en bicicleta o, simplemente, salir a correr sin tener que estar pensando en la hora que es para no llegar tarde al trabajo. De hecho, seguramente ese pensamiento sea reemplazado por otro que se dirija más a qué vas a comer cuando llegues a casa para recuperarte del esfuerzo.

El texto que traemos hoy desde NutriMarket está enfocado precisamente a eso: el factor de la alimentación inmediatamente anterior e inmediatamente posterior al entrenamiento. No nos cabe duda de que todas las personas que hagan deporte asiduamente habrán vivido en sus carnes algún tipo de problema relacionado con este tema, ya sea la falta de energía por no haberse nutrido lo suficiente o problemas digestivos por realizar el ejercicio demasiado pronto tras una comida copiosa. Por ello, vamos a intentar dar unos consejos que despejen todas vuestras dudas acerca de cuándo y cómo realizar las comidas pre y postentreno.

Planes concretos para objetivos concretos

Existe una infinidad de teorías relacionadas con la ingesta de alimentos enmarcada dentro del propio periodo de entrenamiento. Se trata de una disciplina que pertenece a la nutrición deportiva, pero con una especificidad mayor, ya que engloba únicamente lo que se come inmediatamente antes e inmediatamente después de llevar a cabo la actividad deportiva como tal.

De hecho, la importancia es tal que muchos deportistas adaptan sus entrenamientos a aquellos períodos del día en los que, por la distribución de sus comidas, mejor pueden aprovechar la energía que les proveen. Y es que, a fin de cuentas, todo esto es una cuestión energética, una búsqueda del mejor método para optimizar el aporte nutricional de cada comida.

Se pueden mencionar muchas ideas que se han convertido en parte de la sabiduría popular del fitness y se refieren a esto. Quizá una de las más extendidas es aquella que dice que el mejor momento para hacer deporte es temprano por la mañana, antes incluso de tomar el desayuno. Es cierto que algunos estudios han demostrado que, de esta forma, se logra que el organismo utilice más grasas para quemarlas (eliminarlas) y extraer energía de ellas; no obstante, es posible que el objetivo de muchas personas no sea específicamente la pérdida de grasa o de peso.

Consejos para optimizar las propiedades nutritivas de los alimentos

Más allá de teorías como la que acabamos de mencionar, el consejo principal que queremos lanzar desde NutriMarket es que debes buscar tu punto óptimo de alimentación, tanto antes como después del ejercicio. Si bien es cierto, y sería inútil negarlo, que existen investigaciones que han dado con métodos más eficaces para alcanzar ciertas metas, cuando el objetivo es más genérico lo mejor es utilizar el criterio personal, porque nadie te conoce mejor que tú misma.

En lo relativo a la comida preentrenamiento, los valores principales que se deben tener en cuenta son dos. Por un lado, ingerir algún alimento que sea demasiado pesado para el estómago, o bien hacerlo en un momento excesivamente cercano al inicio de la actividad deportiva, puede dar como resultado problemas digestivos. Si esto ocurre, el malestar que te generará hará imposible terminar el entrenamiento.

El otro factor tiene que ver con la energía. Igual que hemos dicho que lo ideal es dejar un lapso de tiempo –varía según la persona, debes buscar el tuyo- entre que comes algo y entrenas, hay que mencionar que si ese período se alarga demasiado, cabe la posibilidad de que no puedas aprovechar el impulso energético que suponen sus nutrientes.

En cuanto a la comida postentrenamiento, los consejos son más simples. De hecho, lo único que se debe destacar es que, en caso de que vayas a volver a hacer ejercicio en el mismo día, debes comer en los 30-45 minutos posteriores al entreno. Si no, puedes comer algo cuando te entre el hambre.

No hemos mencionado nada sobre comer durante el entrenamiento porque, en realidad, la gran mayoría de personas hacen un tipo de actividad física para la que no es necesario. Una buena hidratación es todo lo que hace falta, a menos que vayas a realizar una etapa muy larga en bicicleta o una mañana entera de escalada, por ejemplo; en cuyo caso sí tienes que llevar alimentos o suplementos contigo.

¿Cómo optimizar las comidas pre y postentrenamiento?
5 (100%) 1 voto