¿Qué es la tabla de equilibrio?

La tabla de equilibrio es una plataforma, con la forma similar a una media luna, que permite realizar distintos ejercicios para trabajar la flexibilidad, equilibrio y fuerza.  Cuenta con un lado plano y otro cóncavo. 

Su nombre proviene del inglés, de la expresión “ Both Sides Utilized” o en español, “dos lados utilizables” ya que este complemento para los entrenamientos, puede utilizarse de ambas formas. 

Es una plataforma inestable, que exige la implicación de un gran conjunto de grupos musculares, para mantener el equilibrio, por ejemplo, la activación del core.   El principal objetivo antes de subir y comenzar a realizar cualquier ejercicio, es mantener el equilibrio sobre la tabla de equilibrio.  De forma indirecta, permite fortalecer un gran número de músculos debido a las contracciones involuntarias para mantener la postura y equilibrio adecuado. 

Ambas partes son antideslizantes. El tamaño de la semiesfera suele rondar entre los 60 y 65 cm.  Soportan hasta un peso de 140 kg. El material con el que se fabrican es latex. Cuenta con la ventaja de que es apto para todo tipo de niveles, condición física, permite realizar entrenamiento sin impacto,  e incluso para la recuperación de lesiones. 

La propiocepción corporal. 

La tabla de equilibrio permite trabajar un concepto muy importante llamado propiocepción. Este concepto, se basa en la conciencia de la posición del cuerpo, es decir,el lugar y la posición en la que colocamos una o varias partes del cuerpo: logrando una posición exacta. 

¿Por qué incorporar una tabla de equilibrio en los entrenamientos?

Podemos encontrar la tabla de equilibrio prácticamente en todas las instalaciones deportivas y gimnasios. También existe la alternativa de adquirir uno para nosotros mismos y realizar los ejercicios en casa o en el lugar de preferencia.

La tabla de equilibrio  es un aliado para la mejora de un gran número de variables como la postura corporal, el equilibrio así como el fortalecimiento de rodillas y tobillos, que posteriormente utilizaremos en el entrenamiento de fuerza u otras disciplinas que practiquemos. 

La tabla de equilibrio en la recuperación de lesiones.

La tabla de equilibrio es un instrumento empleado en la recuperación de lesiones, especialmente de aquellas relacionadas con las rodillas y tobillos. Contribuye a su fortalecimiento, a lograr una mayor estabilidad y a aumentar el rango de movimiento a la vez que la fuerza de la articulación y musculo. Se recomienda consultar con un profesional los ejercicios más adecuados en caso de lesión con el fin de lograr una recuperación óptima.

Beneficios.

  • permite fortalecer la musculatura de todo el cuerpo.
  • mejora la estabilidad corporal y el equilibrio.
  • fortalece la zona abdominal.
  • mejora del control de la postura del cuerpo.
  • contribuye a la recuperación de lesiones, por ejemplo, de tobillo. Forma parte del equipamiento utilizado en la rehabilitación. 
  • mejora la flexibilidad.
  • mejora la estabilidad dinámica y estática. 
  • mejora la coordinación.
  • mejora la estabilidad de la pisada.
  • ayuda a prevenir esguinces de tobillo o lesiones en la rodilla mediante su fortalecimiento.

Ejercicios y cómo utilizarlo.

Saltos: tanto a una pierna como con ambas, saltar al centro de la tabla de equilibrio , con las rodillas flexionadas, con el objetivo de mantener el equilibrio y estabilidad de las articulaciones implicadas.

Sentadilla: colocar los pies encima del la tabla de equilibrio, abiertos los pies a la distancia de las caderas. Mantener la espalda recta y el abdomen contraído, y comenzar a bajar, realizando el movimiento propio de una sentadilla. Tras llegar hasta abajo o hasta donde lo permita nuestra movilidad, volver a la posición inicial. 

Zancadas frontales y laterales: colocar un pie en la tabla de equilibrio y otro en el suelo. Manteniendo la espalda recta y el abdomen fuerte, bajar en esa posición hasta que la rodilla trasera se quede a pocos centímetros del suelo, y volver a la posición inicial. Dependiendo del ángulo de apertura entre una pierna y otra, incidiremos más en el cuádriceps o en el glúteo y femoral. 

Equilibrios a una pierna: 

Colocar un pie sobre el centro de la tabla de equilibrio y con la pierna contraria realizar movimientos estáticos manteniendo el equilibrio y tratando de no tener que bajar de la tabla de equilibrio.