El pan es uno de los elementos más reconocibles de la famosísima dieta Mediterránea; sin embargo, en las últimas décadas su calidad ha ido cayendo en picado, por lo que cada vez pierde más protagonismo en nuestro día a día. Desde NutriMarket queremos empezar esta semana recordando por qué nos gusta tanto el pan y enseñando cómo hacerlo de forma casera y saludable a todas las personas que forman parte de esta familia.

Si estás leyendo esto, estamos seguros de que es porque quieres que tu alimentación y tu estado de forma se mantengan en unos niveles altos, óptimos para lograr un bienestar personal muy valioso. Por ello, todos los lunes intentamos aportar nuestro granito de arena con las recetas que os traemos, siempre teniendo en cuenta que deben ser sanas y compatibles con una dieta y una vida ligadas al deporte.

Hoy toca mostraros lo sencillo que puede ser la elaboración de un pan casero que, además de mantener todo el sabor original, elimina de su composición la gran lista de aditivos que hacen que el pan actual haya perdido algunas de sus propiedades naturales. Lo mejor de esta receta es que permite que cada persona la adapte a sus necesidades o preferencias, ya que la harina –ingrediente principal- que se va a utilizar puede ser de muchos tipos diferentes. Allá vamos.

Imprimir receta
Pan casero saludable
Con esta receta podrás disfrutar de todo el sabor del pan y sus beneficios sin tener que preocuparte por su composición.
pan-casero-imagen
Plato Pan
Tiempo de preparación 50 minutos
Tiempo de cocción 20-25 minutos
Raciones
barra
Ingredientes
  • 800 gramos Harina del tipo que prefieras. Maíz, centeno, espelta, avena, etc.
  • 60 gramos Avena natural
  • 1 taza Agua templada
  • 1 pizca Sal
Plato Pan
Tiempo de preparación 50 minutos
Tiempo de cocción 20-25 minutos
Raciones
barra
Ingredientes
  • 800 gramos Harina del tipo que prefieras. Maíz, centeno, espelta, avena, etc.
  • 60 gramos Avena natural
  • 1 taza Agua templada
  • 1 pizca Sal
pan-casero-imagen
Instrucciones
Preparar la masa
  1. Utiliza un bol bastante profundo, donde tendrás que añadir el agua, la levadura y la sal. Remuévelos con la mano o con cualquier utensilio de cocina hasta que no queden grumos.
  2. Cuando no haya grumos, ve añadiendo la harina poco a poco, sin dejar de remover la mezcla. Cada vez irá siendo más consistente, y el objetivo es que quede una masa que se pueda coger sin dificultad. Que no sea muy pegajosa ni se deshaga.
Amasar
  1. Cuando la masa sea consistente, sácala del bol para comenzar a amasarla. Un truco muy útil es poner harina en la superficie en la que vamos a amasar, para evitar que se quede pegada. La mejor forma de amasar es llevando los extremos de la masa hacia el centro, repitiendo ese movimiento de forma continua.
  2. Después del primer amasado, que durará hasta que vayas viendo que la consistencia ha aumentado, vuelve a meter la masa en el bol. Cúbrelo con un trozo de papel de cocina y deja que repose durante unos 20 minutos para que fermente.
  3. Cuando haya pasado ese tiempo, saca la masa y repite el proceso de amasado durante unos minutos más.
Hornear
  1. Coloca la masa en la bandeja del horno y, antes de hornear, deja que repose durante otros 20 minutos. Igual que antes, debes poner algo de harina en la bandeja y cubrir la masa con papel de cocina.
  2. Una vez haya terminado el segundo reposo de fermentación, ya puedes quitar el papel de cocina y encender el horno. Lo ideal es hacerlo a 150 grados durante 20 o 25 minutos, según el caso.
Notas de la receta

Guarda el pan en una bolsa para conseguir que dure más. Al estar hecho de forma casera y con ingredientes naturales, puede llegar a durar 4 o 5 días sin ningún problema.


Pan casero saludable
5 (100%) 1 voto