¡Buenos días y feliz año 2020, familia! Todavía falta el día de Reyes, uno de los más especiales dentro de estas fiestas, pero las Navidades van tocando a su fin y la rutina regresa, poco a poco, para articular de nuevo nuestro día a día. En estas jornadas, el famoso bajón postvacacional viene acompañado por una especie de resaca duradera producida por muchos días seguidos de excesos de todo tipo: atracones de comida, descontrol de horarios, fiestas, etc.

Hoy, desde NutriMarket, queremos ayudaros a que vuestra vuelta a la realidad sea mucho más llevadera, así que vamos a hablar sobre cómo el ejercicio puede ser de gran utilidad a la hora de reducir los síntomas de la dichosa resaca. No os asustéis: se trata de un tipo de actividad física muy moderada que cualquiera puede llevar a cabo.

Los excesos navideños

Aunque seas una de esas personas absolutamente comprometidas con su alimentación y su rutina deportiva, estas semanas navideñas suelen tomarse como un descanso, merecido y necesario en muchos casos, en el que se deja un poco de lado la responsabilidad y, simplemente, se disfruta. Hay que evitar sentirse mal por esto, ya que, si realmente se hace como excepción, no acarrea ningún problema; no obstante, la vuelta a la normalidad puede ser dura, y para eso estamos hoy aquí.

Todos y todas hemos oído alguna vez la frase que dice “el año que viene no hacemos tanta comida, de verdad, porque siempre sobra un montón”, y la gran mayoría de las veces estas palabras se pronuncian en el mismo contexto: la Navidad. Existe una especie de necesidad de abundancia durante este tiempo que tiene como consecuencia el exceso de comida y bebida en cualquier tipo de reunión, ya sea familiar, de amistades o incluso de trabajo.

Si sobra comida, obviamente, es porque los comensales se han llenado hasta el punto de no ser capaces de ingerir nada más. Usando la lógica, llegar a tal estado de hinchazón es de todo menos positivo, máxime si hablamos de personas que pretenden mantener una alimentación equilibrada.

En esa misma línea, el alcohol aparece como complemento en prácticamente cualquier evento navideño. En las celebraciones propiamente dichas, como Navidad o Año Nuevo, y, sobre todo, en las fiestas de Nochebuena y Nochevieja, dos de los días del año en los que más gente se deja llevar por el ambiente nocturno.

Disfrutar de una noche de fiesta es igual de fácil para todo el mundo, pero el día siguiente puede ser un tormento, sobre todo para aquellas personas que no están acostumbradas a salir. Si es tu caso y aún sigues arrastrando la resaca de estos días, el siguiente apartado te servirá de mucha ayuda para la próxima ocasión en que te ocurra esto.

Superar la resaca con ejercicio físico

Lo que conocemos como “resaca” es un conjunto de muchos factores que, unidos, te llevan a un malestar realmente molesto. Los síntomas son variados, desde mareos y dolor de cabeza hasta vómitos o una sed insaciable. Ninguno es especialmente grave, pero sí te dejan en la cama como si estuvieses atravesando una gripe.

El ejercicio físico es uno de los remedios más efectivos, pero parece obvio que, en este estado, es imposible realizar un entrenamiento común. Por ello, nuestra recomendación de hoy se va a basar en unos cuantos consejos para saber elegir qué tipo de actividad elegir durante estos días tan delicados, con el objetivo de que seáis capaces de alejar la resaca mediante el deporte moderado.

No es ningún truco de magia, sencillamente se están activando los procesos metabólicos a través de los cuales se procesará el alcohol que permanece en el cuerpo, eliminando rápidamente las toxinas que provocan el malestar y fomentando una hidratación que, si se lleva a cabo correctamente, puede ser una ayuda definitiva para recuperar el bienestar.

Si la resaca que sufres no es demasiado aguda y te ves con energía para salir a la calle, bastará con 25-30 minutos de trote suave o un paseo con la bicicleta para notar una mejoría muy importante. No solo por el deporte en sí, sino también por el hecho de sentir el aire del exterior. Si después de esto te sientes mucho mejor, puedes incluso ampliar el entrenamiento con algunos ejercicios de fuerza, aunque esto ya es decisión personal.

Como somos conscientes de que, en algunos casos, es inviable salir de casa, tenemos una alternativa para hacer en tu propia habitación. No necesitas nada más que un empujón de fuerza de voluntad para ponerte en pie. Solo debes realizar movimientos articulares para activar tu organismo, como extender los brazos hacia arriba, volverlos a bajar y repetir el movimiento durante varias veces. También puedes dar pequeños saltitos, realizar un skipping (carrera en el sitio) moderado, hacer círculos con los brazos o cualquier cosa que se te ocurra. Cuantas más repeticiones y mayor ritmo, mejor.

Combatir la resaca con ejercicio físico moderado
5 (100%) 1 voto